La Diputación aprobó el plan de aldeas por vía de urgencia y de forma unánime en el pleno de ayer. La institución provincial invertirá este año 720.000 euros y recoge cambios en su aplicación. Así, se recoge que los ayuntamientos puedan ejecutar las obras por administración si lo solicitan en el plazo de presentación de solicitudes. Además, se excluye a los núcleos poblacionales de menos de 40 habitantes, en lugar de 50, y un factor corrector en los criterios de distribución.

El delegado de Infraestructuras y Cooperación Municipal de la Diputación, Andrés Lorite, destacó que la gran novedad es que no se exigirá a los ayuntamientos que hagan ninguna aportación económica. Otro de los acuerdos es poner a disposición de los ayuntamintos medios técnicos para elaborar los inventarios de los asentamientos en suelo no urbano.