Las exportaciones de productos de madera desde España, excluyendo muebles, han crecido un 17,1 por ciento en los diez primeros meses de 2011 respecto al mismo período del año anterior, mientras que la cifra de negocio alcanzó los 942,6 millones de euros.

El secretario general de la Confederación Española de Empresarios de la Madera (Confemadera), Francesc de Paula, ha presentado hoy en rueda de prensa en Córdoba los resultados del comercio exterior en este sector productivo, en el que las importaciones cayeron un 8,7 por ciento, con 1.064,2 millones de euros en compras.

Según ha detallado De Paula, Galicia es la autonomía líder en exportaciones con 316 millones y una subida del 20,8 por ciento en dicho período, seguida de Cataluña, con 139,5 millones de euros y un aumento del 30,1 por ciento, Comunidad Valenciana (127,5 millones de euros) y Castilla y León con 74,7 millones.

Los productores españoles de madera continúan teniendo como principal destino a la Unión Europea y, dentro de ella, son Portugal, Francia y Reino Unido los primeros destinatarios.

Por productos, los tableros de fibra son los más exportados, con 185,7 millones de euros en ventas durante los diez primeros meses de 2010, seguidos por los tableros de partículas (128,4 millones) y la madera contrachapada, chapada y estratificada (118,1 millones).

En cuanto a las importaciones, de Paula ha informado de que es Cataluña la que lidera las compras en el exterior por valor de 221,9 millones y un descenso del 7,4 por ciento respecto a 2010 mientras que Portugal es el principal proveedor de esta materia prima, con un volumen de negocio de 176,2 millones.

Según el secretario general de Confemadera, el descenso de las compras en el extranjero refleja el menor consumo de estos productos en España debido a la caída del sector de la construcción.

Por su parte, el presidente de Confemadera, Francis Huidobro, ha calificado de "magnífica noticia" que el sector crezca exportando y ha avanzado que los empresarios de la madera y el mueble están reubicándose con diversas estrategias y viendo posibilidades de negocio.

Además, ha pedido a la administración que mantenga los programas de exportación actuales, una apuesta fuerte por el mercado interior para evitar la economía sumergida y la búsqueda de más incentivos fiscales con la ampliación de la deducción por rehabilitación de viviendas.

Finalmente, el presidente de Confemadera ha recordado que el sector de la madera y el mueble ha perdido 125.000 puestos de trabajo desde 2007; cerca de 6.000 empresas han desaparecido y las cifras de negocio se han reducido más del 50 por ciento en varios subsectores.