--¿Qué han supuesto estos cuatro años de gobierno municipal tanto a nivel personal como institucional?

--Han sido muy positivos. Se ha avanzado muchísimo en Fuente Palmera durante estos cuatro año. Desde el punto de vista económico era un ayuntamiento que tenía muchos problemas y se han solucionado, aparte de que se han alcanzado grandes logros tanto a nivel urbanístico como en la relación entre los distintos grupos políticos.

--¿De qué manera han tratado de cuidar a los empresarios de su pueblo?

--No ha sido solo esta la legislatura en la que más obras se han realizado. Ya sea a través de fondos estatales o regionales, como propiamente municipales, que se están realizando ahora, sino que además ha sido la primera corporación que ha pagado la deuda del ayuntamiento a la pequeña y mediana empresa. Para que se hagan una idea, se ha pagado a 387 pequeñas y medianas empresas, fundamentalmente de Fuente Palmera, una cantidad superior a los 3,7 millones de euros. En algunos casos estas deudas superaban los 10 años.

--¿Ha sido difícil ser estos años alcalde de un pueblo donde había mucha tirantez política?

--Hemos conseguido devolver la normalidad política por el interés general, aunque sea a mí personalmente el perjudicado, pero ha merecido la pena. Haría lo mismo otra vez. Si eso ha generado un problema interno, se solventará. Que en cuatro años se hayan resuelto muchos juicios y que no se haya interpuesto ninguna denuncia, habla mucho de lo que se ha hecho en estos años.

--¿Cuáles han sido los proyectos que más te han llenado como alcalde?

--Hay varios proyectos que han sido fundamentales. Por un lado, que en el Barrio de los Naranjos hayan sido los vecinos los que volvieran a sus casas después de tantos años, fue apasionante. Es un barrio en el que había más de 150 personas que llevaban años sin poder entrar a sus casas y conseguir eso en los primeros seis meses de gobierno fue muy importante.

Otro proyecto que nos llenó mucho y que fue un compromiso de muchos años, es la puesta en funcionamiento de la residencia de Santa Magdalena. Después de 18 años que pasara a ser una residencia municipal y que esté en funcionamiento fue una suerte, sobre todo por estar rodeado de un equipo que ha sabido trabajar para conseguir proyectos como este.

Por último, conseguir refinanciar la deuda de un ayuntamiento en el que cortaban la luz, el teléfono, donde no se pagaban nóminas, y que, hoy por hoy, sea un ayuntamiento solvente, es una satisfacción. Además hay que tener en cuenta que estos cuatro años no han pasado desapercibidos para nadie en Fuente Palmera.

--La Colonia es el Municipio de la Boda. ¿Qué nivel de colaboración ha tenido el Ayuntamiento con este sector?

--Al principio éramos meramente colaboradores de la asociación de empresarios. La primera edición de la feria fue en el año 2008 y la siguiente, que fue en el 2010, el Ayuntamiento fue el organizador y ha sido la asociación la que ha colaborado. Por tanto, el Ayuntamiento como institución ha cogido las riendas de la futura promoción de los trajes de novia de Fuente Palmera. Se le ha dado un impulso bastante significativo. El Consistorio no es un mero espectador y tira del carro de los empresarios, ofreciéndoles propuestas muy interesantes porque entendemos que este sector genera mucho empleo, que queremos mantener y, por qué no, incrementar.

--¿Qué acciones han venido realizando desde el Ayuntamiento a nivel turístico?

--He dicho los tres proyectos más importantes, pero para mí, como colono y vecino de Fuente Palmera que soy, la recuperación de la fuente que le da nombre al pueblo ha sido algo emotivo. A un vecino de este pueblo, recuperar su fuente ha sido muy importante. Por tanto, para no dejar este proyecto en un oasis de fuentes, lo que ahora hemos planteado es una ruta por las mismas, donde la próxima, la Fuente de Los Silillos, se recuperará de aquí a un mes. Con las otras se completará un paquete turístico muy interesante para los turistas que nos visitan. Igualmente con nuestros molinos, como ocurre en Ecija (Sevilla), de los que tenemos una treintena, y lo que queremos es que los que vienen a nuestro pueblo se queden y conozcan estas joyas, aparte de que consuman en nuestro pueblo y lo conozcan en profundidad.

--¿Cuál ha sido el momento más difícil?

--Conseguir un acuerdo con el propietario de la vaqueriza, instalación que arrastraba desde el año 1992 un conflicto judicial. Fueron mis peores días de legislatura. Todo el ayuntamiento estaba volcado al 100% en este procedimiento judicial. Consistía en una denuncia de un particular a otro en la que el Ayuntamiento estaba enmedio y no se explicaba bien. Finalmente nos queda la satisfacción de que las cosas se hicieron bien, con el cumplimiento de la ley.

--Quedan dos meses para que culmine la legislatura. ¿Qué cree que piensan los ciudadanos?

--Cuando llegué al Ayuntamiento, todo el mundo me decía en su núcleo que estaban olvidados todos los sectores. La agricultura, el empresariado, la sociedad en general... Ahora, el comentario generalizado es: "Se nota".

Se nota que se ha alcanzado la normalidad, que se están haciendo cosas en políticas sociales, económicas, deportivas, etc. Teniendo en cuenta de la situación caótica de la que partíamos, creo que vamos en la línea correcta. Creo que Fuente Palmera tiene un futuro esperanzador.

--¿Qué mensaje lanza a sus paisanos?

--El éxito alcanzado por Fuente Palmera es de toda la corporación y de los vecinos. No se queda nadie atrás, porque esto es muy importante para el municipio, ya que esta es la línea que hay que trazar. Se habrá hecho algo peor o mejor, pero lo que no cabe duda es de que se ha hecho con muy buena intención y de lo que no tengo duda es de que a quien más problemas le ha acarreado a sido a mí.