El diputado provincial y portavoz del PP en el Ayuntamiento de Cañete, Félix Romero, remitió ayer una nota a este periódico en la que pidió al alcalde que se dedique a gestionar, "que es para lo que los vecinos lo han votado, no para enredar en otros asuntos". Añadió que "su preocupación debería ser el pueblo y no otras cuestiones, lo que demuestra que le preocupa más su futuro que el del pueblo". El edil popular matizó que "ya lo habíamos avisado y ahora el tiempo nos está dando la razón, por eso somos el único partido capaz de mirar a los ojos de nuestros vecinos, porque siempre hemos dicho la verdad". Con estos cambios, Romero esgrimió que "el alcalde pretende mantenerse en el sillón, cambiándose ahora que su formación política está en decadencia", y concluyó que "aunque se disfrace con las siglas de otro partido, seguirá siendo un mal gestor para Cañete". Preguntada por este periódico la secretaria local del PSOE, Maribel Mengíbar, dijo que "no tenemos nada que opinar sobre cuestiones internas de otro grupo". Asimismo, matizó que respeta la decisión tomada por el Partido Andalucista, "que me imagino que la habrá tomado democráticamente en una asamblea y legalmente está en su derecho de adoptar esa decisión". Mengíbar concluyó que "no nos pilla de sorpresa, ya que la situación de su partido estaba muy difícil". Como portavoz señaló que, al gobernar con mayoría absoluta, no altera el funcionamiento normal del Ayuntamiento.