El equipo de gobierno municipal formado por PP y PA no logró en el pleno celebrado en la noche del martes sacar adelante su propuesta de bajar el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) del 0,90% actual al 0, 76%, al no conseguir el apoyo de la oposición (PSOE, IU y el concejal no adscrito Benito García) que votó a favor de la propuesta de IU de dejar el impuesto en el 0.87%.

El ex alcalde argumentó que la propueta presentada por el equipo de gobierno "no supondría un ahorro demasiado importante para las familias y que sí repercutiría muy negativamente en las arcas municipales, poniendo en peligro los servicios que presta esta ciudad".

Por su parte, la portavoz de IU, Manuela Calero, puntualizó que "esta bajada viene a satisfacer a los que más tienen y no a los que menos". Por su parte, Serafín Pedraza, portavoz del PSOE, alegó que "es extraño que el Partido Popular, que siempre ha propuesto una bajada progresiva, ahora que está en la Alcaldía cambie de opinión, lo que nos hace pensar que es una imposición del Partido Andalucista, que llevaba esta promesa en su programa electoral".

El portavoz del PA, Emiliano Pozuelo, afirmó que con esta propuesta "estamos ante una nueva forma de hacer política y ante una de las mayores revoluciones sociales que ha vivido este pueblo". Además de anunciar que la compensación a esa pérdida de ingresos vendría de una "reducción del gasto corriente del Ayuntamiento y de las subvenciones que se otorgan".

Por último, Manuel Cabrera, portavoz del PP, indicó que "me extraña que sean los partidos que se llaman progresistas los que no acepten esta medida".