Lejos de acercar posturas entre Asaja y el resto de las partes que participan en la negociación del convenio del campo, el juicio que se celebró ayer por la demanda interpuesta por esta organización agraria contra el acuerdo firmado entre COAG y los sindicatos UGT y CCOO puso sobre la mesa las grandes diferencias existentes y que, en la situación actual, no será fácil llegar a un acuerdo que devuelva la normalidad. El juicio quedó visto para sentencia, aunque el culebrón del convenio del campo va para largo, pues todas las partes se han mostrado dispuestas a recurrir la sentencia si no recoge sus pretensiones y que, en principio, son difíciles de conciliar si no hay concesiones de todos los negociadores.

La patronal Asaja mantuvo en su exposición la ilegalidad del acuerdo firmado entre COAG y los sindicatos, y al que se unió después la patronal UPA. La organización presidida por Ignacio Fernández de Mesa considera que no puede existir un convenio con la exclusión de la otra parte que, al menos, según dijo, representa al 50% de los empresarios. Incluso, llegó a mantener que tiene una mayor representatividad que COAG. Para ello, recurrió a su número de asociados (4.440), al número de trabajadores contratados (35.000) y a los cerca de 2.000 jornaleros inmigrantes a los que dio empleo a través del contigente aprobado por la Subdelegación.

Esta argumentación fue rechazada por el letrado de COAG, que cuestionó algunos de los socios aportados por Asaja al presentar un certificado de defunción de una persona que aparece entre los afiliados de esta última organización y remarcar que aparecen socios de COAG. Además, el abogado de COAG afirmó que no tenía sustento el juicio porque se había pedido que se declarase nulo un acuerdo entre partes que, incluso, no había sido publicado. Por último, sostuvo que la representatividad solo puede quedar demostrada tras unas elecciones a cámaras agrarias.

Durante la vista también intervino el secretario provincial de UPA, José Luis Gutiérrez, que reiteró el respaldo de esta organización al acuerdo firmado por tres de las cuatro partes e insistió en su demanda de participar en la negociación del convenio del campo.