Baldomero García es desde anoche el nuevo alcalde de Pozoblanco. Y hace historia porque es el primer regidor municipal del PP, poniéndose de esta manera fin a 30 años ininterrumpidos de gobiernos socialistas en el Consistorio pozoalbense.

El alcalde en funciones, Emiliano Pozuelo, que presidió la sesión, anunció que retiraba su candidatura, por lo que proclamó a Manuel Llergo del PSOE; Baldomero García, del PP; y a Manuela Calero, de IU, como únicos candidatos. La expectación de un abarrotado salón de plenos finalizó justo a las 21.16 horas, cuando la secretaria accidental abrió la urna en la que se depositaron los votos y anunció que 6 iban para el candidato del PSOE (los 6 de los integrantes de su grupo); 2, a IU (procedentes de sus dos ediles); y 9 (mayoría absoluta) para el candidato del PP (los 6 de los miembros del PP, los 2 del PA y el del ex alcalde Benito García de Torres).

Finalmente, el que ha sido cinco años primer edil del municipio y que ha protagonizado en los últimos meses la ruptura con su equipo de gobierno y el enfrentamiento con su partido (PSOE), que terminó con su expulsión y que le obligó a dimitir como alcalde, dio su voto, y por tanto la Alcaldía, al Partido Popular. García de Torres justificó que "ha sido el único voto posible porque los ciudadanos me pedían sin parar que impidiese que gobernaran aquellos que me han traicionado y que renegaron de sus funciones al dejar sus concejalías".

Tras recibir de manos del alcalde en funciones el bastón de regidor local, Baldomero García, anunció que lo primero que iba a hacer hoy era comunicar a su empresa, la cooperativa Covap, que dejaba su puesto de comercial y añadió que "desde las 8.00 de la mañana empezaré a trabajar por Pozoblanco". El nuevo alcalde quiso dejar claro que no ha habido conversaciones estos últimos días con Benito García para obtener su voto y confirmó que en el nuevo gobierno municipal participará el PA "cuyos dos concejales se han puesto a nuestra disposición sin ninguna exigencia". Además, anunció que como muy tarde el miércoles hablará con los juristas que han asesorado al PP "con la intención de meterle mano" a la alineación de la avenida Marcos Redondo "que será una de las prioridades del nuevo gobierno".

El sistema de votación fue el tradicional en Pozoblanco, voto secreto y por escrito. Los concejales escribieron el nombre de su candidato, lo introdujeron en un sobre, y de ahí a una urna de cristal. El nuevo alcalde utilizó la fórmula del "juro y prometo" ante un ejemplar de la Constitución para tomar posesión del cargo.