Baldomero García será el nuevo alcalde de Pozoblanco, si como ha podido saber este periódico el ex socialista y hasta la semana pasada alcalde, Benito García, le presta su voto en el pleno que se va a celebrar hoy a partir de las nueve de la noche.

Si no hay movimientos de última hora que pudieran llevar al portavoz del PA, Emiliano Pozuelo, a la Alcaldía; Benito García no se abstendrá esta noche ni propiciará que el socialista Manuel Llergo ocupe el sillón de regidor de Pozoblanco.

Ayer estaba previsto que Benito García se reuniera con sus más estrechos colaboradores para tratar la dirección de su voto de hoy. Sin embargo, las noticias que han llegado a esta redacción indican que la reunión no se produjo y que la decisión estaba ya tomada.

El ex alcalde de Pozoblanco es consciente, de que si se abstiene, y se produce un empate entre los candidatos del PSOE y PP y ninguno consigue la preceptiva mayoría absoluta para ser elegido, automáticamente Llergo, como candidato del partido más votado en las municipales de 2007, será investido alcalde.

En cualquier caso, García tiene claro que no se puede confiar en Llergo, "porque, junto con otros dos o tres, ha estado inmerso en una operación de traición constante contra su propio alcalde, de obediencia suprema al aparato del PSOE y sin tener en cuenta la opinión y las necesidades de Pozoblanco", con lo que, "si se diera el caso, Manuel Llergo sería un alcalde dirigido, que no aplicaría criterios de gestión, ni políticos, pues se limitaría a obedecer al aparato".

Pero es que tampoco le gusta a Benito García, "por otros motivos", el portavoz municipal del PP, Baldomero García, "pues se ha dedicado dos años a generar crispación, a judicializar la vida política y social de Pozoblanco, buscando el conflicto de forma permanente".