Solo uno de los dos acusados por el atraco a una autoescuela en Montilla en mayo del 2007 reconoció ayer en el juicio su participación en los hechos, aunque declaró que se limitó a llevarse del lugar de los hechos a los dos hombres que entraron a robar y que no supo de sus intenciones "hasta que los vi subirse en el coche con los pasamontañas". "Ya me habéis liado", asegura que les exclamó. "Pido perdón, porque sin tener nada que ver me encontré donde me encontré", sostuvo en su declaración en la sala.

A.A.P. negó que hubiera concertado el atraco con otros dos hombres --uno de ellos el otro acusado, que se negó a declarar argumentando que no participó, y un segundo que no fue identificado-- y relató que, tras acceder a llevarlos en su coche hasta Lucena, los esperó en su vehículo porque ellos le pidieron tiempo para ir a comprar tabaco. A su regreso, con los pasamontañas en la mano, dice que se percató de lo sucedido.

Según el escrito de acusación del ministerio fiscal, A.A.P., que estaba matriculado en la autoescuela, urdió el plan junto al otro acusado, J.C.L., y un individuo más para hacerse con lo recaudado por derechos de examen. Estos dos entraron al local y realizaron dos disparos, alcanzando en un dedo a un profesor. A.A.P. los esperó en el coche. No consiguieron llevarse el dinero.