El alcalde de Lucena, José Luis Bergillos, junto con el subdelegado del Gobierno, Jesús María Ruiz García; la directora general de Formación para el Empleo de la Junta, María José Lara González; el delegado provincial de Turismo, Comercio y Deportes, Juan Torres Aguilar, y el teniente de alcalde de Cultura, Manuel Lara Cantizani, presidieron ayer la apertura del complejo arqueológico de la basílica visigoda de Coracho, asociada a una extensa necrópolis tardoantigua fechada por los materiales y ajuares funerarios entre los siglos IV y VII d. C.

El acto, que coincidió con el inicio de la décima edición de las Jornadas de Patrimonio de Lucena, permitió visitar un complejo que reproduce las 30 reconstrucciones de tumbas y la estructura absidial exenta del baptisterio visigodo ubicado al este del recinto y llevar a cabo un recorrido por todas las fases constructivas del edificio y cómo se han remarcado y reconstruido las mismas, con columnas, ábsides y muros. La recuperación y puesta en valor de estos restos, aparecidos en el año 2003 durante los trabajos de ejecución de la autovía A-45 Córdoba-Antequera a su paso por Lucena a la altura del cortijo de Coracho , ha supuesto una inversión cercana a los 270.000 euros.

En una primera fase se llevó a cabo el desmontaje y traslado de los restos y en la segunda se realizaron el vallado, cubierta, pilotaje y cimentación, pasando en la tercera fase a la reconstrucción museográfica y dotación informativa de este complejo arquitectónico en una parcela municipal en el Polígono de la Viñuela, y a la reconstrucción de muros, copias cerámicas y de columnas originales.