El cementerio municipal San José será objeto de un plan de actuación que, del 2007 al 2013, tendrá como objetivo principal adecuar el camposanto a las demandas actuales de la sociedad egabrense y mejorar la instalación, según ha dado a conocer el responsable de esta área, Miguel Güeto.

El edil, que cifraba la inversión en unos 600.000 euros, aunque señalaba que esta cantidad podría ser inferior, ya que algunas actuaciones se acometerían con la colaboración de otras instituciones y de programas como el de fomento de empleo agrario, señalaba que los objetivos pasan por su modernización y la adopción de nuevos retos demandados por la ciudadanía concretados en programas de accesibilidad, información, construcción de infraestructuras y servicios, servicio de cremación de cadáveres y restos, nuevas prestaciones y un programa de normatización y modernización administrativa.

En la reforma se contempla el deseo de compra de una parcela anexa de unos 8.500 metros cuadrados para la construcción de un horno crematorio, para lo que Güeto ya mantuvo conversaciones con sus propietarios el pasado mes de septiembre, tras la concesión de una subvención para este fin por parte de la Junta de Andalucía y que solicitó el anterior equipo de gobierno. Además, se quiere construir más nichos y bovedillas para restos familiares o columbarios para las cenizas de los incinerados.

También se contempla un buzón de sugerencias, la dotación de aparcamientos, eliminación de barreras arquitectónicas, la puesta en marcha de un programa informatizado para conocer la ubicación de un enterramiento, la construcción de un depósito de cadáveres, la señalización vertical de cada una de las calles o la realización de distintos trámites a través de la web corporativa municipal, entre otros muchos elementos.

El equipo de gobierno prevé la creación de una "rosaleda del recuerdo" para el esparcimiento de las cenizas, un oratorio multiconfesional y un panteón de restos de la Guerra Civil y represaliados de ambos bandos o el adecentamiento del osario común, que se integrará en el camposanto y dejará de estar fuera.