El establecimiento Arteoro Joyeros, situado en la avenida Santa Ana, sufrió ayer un robo en el que la dependienta, una chica de 24 años, fue amordazada, atada de pies y manos, y con los ojos vendados tuvo que soportar el atraco bajo un mostrador del establecimiento al que fue arrojada por los asaltantes. Según Efe , los primeros datos ofrecidos por la Policía Local apuntan a que se llevaron un botín aproximado de 18.000 euros.

Los hechos ocurrieron pasadas las diez de la mañana. Al parecer, dos individuos jóvenes y formalmente vestidos accedieron al interior de la joyería tras solicitar la entrada mediante un timbre, ya que la puerta dispone de un dispositivo de seguridad.

Según vecinos del establecimiento, los atracadores preguntaron a la dependienta por un reloj, e inmediatamente uno de ellos la sujetó y con las manos le presionó el cuello, indicándole que si gritaba apretaría. Finalmente, le cubrieron los ojos, la amordazaron, la ataron y la pusieron bajo uno de los mostradores del establecimiento.

Los atracadores asaltaron, según algunos testigos cercanos a la firma joyera, dos grandes vitrinas de pared y una de mesa, llevándose un botín muy importante, aunque señalan que las piezas más pequeñas estaban en el suelo. Los ladrones rompieron los cristales de las vitrinas para acceder a las joyas.

Una vez que lograron su objetivo, abandonaron la tienda y la dependienta consiguió soltarse de sus ataduras para pedir ayuda. Tras avisar al 112 se personaron 5 miembros de la Policía Local y después acudió la Guardia Civil. La dependienta fue atendida en el centro de salud ante una crisis nerviosa, aunque también eran visibles las huellas de dedos en su cuello y de las ligaduras en manos y pies. Vecinos de la zona señalan que había otro individuo esperando en la esquina y que se dieron a la fuga en un coche a gran velocidad.