Miembros de los bomberos de la Diputación de Córdoba y del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas del Guadalquivir encontraron ayer, a las 10.10 horas, el cuerpo sin vida de Patricio Villegas, conocido en el barrio montoreño del Retamar como El cabrero , de 75 años, que desapareció la tarde del pasado domingo cuando pastoreaba con su rebaño de cabras en la ribera del Guadalquivir, a la altura del puente de la N--420.

La jueza de guardia ordenó el levantamiento del cadáver del pastor, que puede haber fallecido como consecuencia de una caída o ahogado, ya que el río forma un tajo de gran altura a su paso por Montoro. No obstante, la autopsia que se le practica en Córdoba será la que determine las causas de la muerte.

Los vecinos del barrio del Retamar, ubicado al otro lado del puente de Las Donadas de Montoro, se mostraron consternados al conocer la noticia, ya que Patricio El cabrero era un hombre muy conocido en todo el entorno "y se llevaba muy bien con todos", comentó José Ranea, uno de los conocidos del pastor.

Patricio pastoreaba con su rebaño, de unas 80 cabras, todos los días por la zona desde bien temprano y conocía perfectamente el lugar en el que ocurrió el trágico suceso.

Al pastor se le empezó a buscar a partir de las 16.00 horas del domingo, a raíz de que el rebaño de cabras entró suelto en el aula de Educación Ambiental, ubicada en la Huerta de la Isla. Posteriormente, vecinos, familiares, Protección Civil y Guardia Civil comenzaron a rastrear la zona, encontrando junto al río el sombrero, el bastón y la perra que acompañaba al fallecido, lugar de donde el animal no se movía y donde no paraba de ladrar.

Fue concretamente en esa zona, pero dentro del agua, donde se encontró ayer el cadáver, que no pudo buscarse anoche en del río, no solo por la falta de luz, sino porque el agua venía alta a causa de los riegos. El cuerpo sin vida apareció gracias a que, a petición del Ayuntamiento, la Confederación Hidrográfica rebajó el nivel del agua.