La indignación sigue creciendo entre los afectados por el ´caso Almazaras de Priego´. El último episodio de esta triste historia lo han protagonizado varios de los asistentes a la concentración que tuvo lugar el pasado 5 de diciembre a las puertas del Juzgado de Priego, que han tenido que prestar declaración ante las denuncias formuladas por N.R.J., ex presidente de la cooperativa La Purísima, y el abogado de P.Q.C., único imputado hasta el momento en el proceso.

Precisamente, el portavoz de la comisión de control creada por los afectados, Domingo Carrillo, ha sido denunciado como presunto instigador de la citada concentración, viéndose obligado a prestar declaración el pasado día 8 de diciembre.

Ante esta situación, los afectados han puesto de manifiesto que no entienden cómo, en un proceso de la envergadura de Almazaras de Priego, los testigos han tardo casi cinco meses en prestar declaración y, en su caso, a los pocos días de formularse la denuncia han sido requeridos para ello. En este sentido, Domingo Carrillo indicó a este diario que la comisión "no formuló ninguna convocatoria formal, surgiendo la concentración de manera espontánea, ya que todo el mundo sabía que los testigos iban a declarar ese día".

Por otra parte, y en relación a lo ocurrido durante la salida de uno de los testigos del caso, el portavoz de la comisión hizo hincapié en que la violencia "no es el objetivo de esta comisión, ya que pretendemos mantener la unidad de los 2.000 socios de las cooperativas que integran Almazaras de Priego, que lo único que piden es la devolución de su dinero".