En el transcurso del último pleno ordinario celebrado en Villafranca se ha aprobado inicialmente, con los votos a favor del PSOE, PP y la FIV, y la abstención de IU, una modificación puntual de las Normas Subsidiarias de Planeamiento en el campo de fútbol, cuya titularidad es del Obispado, para la construcción del nuevo centro de salud. El futuro consultorio se construirá en unos terrenos sobre los que el Obispado ha confirmado su cesión al Ayuntamiento. La edil de IU, Toñi Misas, dijo que su abstención se debe a que la cesión le plantea algunas dudas.

Acto seguido se aprobó la cuenta general del 2004 con los votos de los ediles del PSOE. Toñi Misas valoró la buena gestión de los funcionarios y exigió al alcalde, Francisco Javier López (PSOE), "que visite más las instituciones para recibir más dinero". Pedro González (FIV) adujo que su voto en contra se debe a no haber participado en los anteriores presupuestos.

Seguidamente se debatió la firma del convenio para la gestión municipal de la piscina cubierta, punto en el que Toñi Misas manifestó que "el Ayuntamiento podría incurrir en algún tipo de ilegalidad al no estar incluida ninguna partida de este asunto en el presupuesto". El alcalde manifestó que "además de ser un servicio ideal para los villafranqueños, todo se hará con la máxima legalidad, barajando varias posibilidades". Posteriormente se aprobó por unanimidad solicitar un nuevo plan de rehabilitación autonómica, la firma de un convenio de colaboración para el desarrollo de actividades relacionadas con la ejecución de medidas judiciales con menores, un expediente de modificación de crédito y rotular en la urbanización El Picadero una calle con el nombre de José Ignacio Muñoz.

En mociones, la FIV presentó una sobre un plan de emergencia, que fue rechazada. Además hubo otra sobre la violencia de género presentada conjuntamente por PSOE e IU, que sí fue aprobada. IU llevó también una sobre la modernización del estatuto de autonomía, que no salió adelante y otra sobre el decretazo, que corrió mejor suerte.