La alcaldesa de Villanueva de Córdoba, la popular Dolores Sánchez, aseguró ayer en conferencia de prensa conjunta con miembros de su partido que "la opción más adecuada" para construir la autopista Córdoba-Toledo es la de que pase por la alternativa 62, que transcurre de forma paralela a la línea del AVE desde Adamuz a Puertollano, de manera que se pueda "aprovechar la brecha que ya se abrió en la dehesa para las obras del AVE y hacer el menor daño medioambiental posible".

Sánchez, que ya se había enfrentado al último ministro de Fomento de su partido, Francisco Alvarez Cascos, que defendía una alternativa distinta que discurría próxima a Cardeña "y lejana a Villanueva", visitó ayer la sede del PP en la capital cordobesa, donde exigió al nuevo Gobierno socialista que "se defina cuanto antes sobre el trazado para que se pueda cumplir la meta que se puso el PP de poner la autopista en funcionamiento en el año 2010". Pero la alcaldesa evitó posicionarse sobre si la vía debe ser o no de peaje, ya que este aspecto es "importante, pero ahora mismo accesorio".

Antes de esta petición, Sánchez hizo memoria en la historia del proyecto de la autopista, "iniciativa 100% del PP" cuando gobernaba en Moncloa. Así, dijo que el anterior Ejecutivo "estaba dispuesto a llevarla a cabo cuanto antes para favorecer el desarrollo de esta comarca", la del Valle de los Pedroches y, en general, la zona Norte de Córdoba, "la gran olvidada por la Junta". Por eso, argumentó, "cuando el PP propuso esta vía de desarrollo se desató la alegría, porque los accesos a la zona eran una calamidad hasta que el PP mejoró la carretera de Ciudad Real". El portavoz popular en la Diputación, Miguel ángel Torrico, había señalado previamente que "se estaban cumpliendo los trámites hasta que llegó el PSOE, y aunque fue una promesa electoral ahora no sabemos nada".