Los representantes de las diversas asociaciones de Peñarroya-Pueblonuevo fueron informados anoche por la alcaldesa, Luisa Ruiz, de las razones que aconsejan el cambio de ubicación del futuro centro hospitalario. Tras la asamblea, el presidente local de Participación Ciudadana, José Martín, apuntó que "con los papeles y los datos en la mano sobre la contaminación, no se podría edificar en el Cerco".

En la reunión se informó sobre las disposiciones legales en materia de terrenos contaminados. Según ello, unos productos calificados como residuos tóxicos peligrosos --que son los que aparecen en el solar inicialmente previsto-- deben ser retirados y enviados a un vertedero controlado en el cual deben permanecer sellados y vigilados 30 años.

No obstante, varios de los reunidos pidieron a la alcaldesa que se hiciera todo lo posible para que el centro sanitario permanezca en el Cerco, descontaminándose al menos la parcela necesaria --unos 50.000 metros cuadrados--, cosa que, según se apuntó, la normativa vigente no permite ya que se obliga a limpiar el conjunto total del terreno. Además, hoy por hoy el Equipo de Gobierno ya ha descartado los terrenos del Cerco a la vista de los informes que posee. En dicho sentido, Luisa Ruiz declaró antes de la reunión que le parecía "una irresponsabilidad la postura de los empresarios" en alusión a la asamblea en la que éstos se decantaron unánimemente por la opción del Cerco.

En otro orden de cosas, el martes visitará el terreno contaminado, por cuenta de los empresarios, un representante de una firma especializada, según ha hecho saber el presidente de Asempe, Antonio Cordero.