La noche del jueves y la mañana del viernes resultaron especialmente trágicas para Aguilar. En un intervalo de apenas ocho horas, varios vecinos se vieron implicados en dos accidentes de tráfico, muriendo uno de ellos y resultando heridos los restantes.

El primero de los accidentes ocurrió sobre las doce de la noche en la travesía de la N-331, justo en la entrada a la localidad, cuando un Citröen C15 matrícula CO-1026-Z conducido por J.G.V., de 54 años de edad, se salió de la calzada empotrándose contra una farola. La Policia Local, avisada por un vecino, acudió de inmediato al lugar, solicitando la presencia del médico del centro de salud y del 061 que, nada más llegar, confirmaron la muerte del conductor. Para extraerlo del vehículo fue necesaria la intervención de los bomberos, ya que su cuerpo estaba aprisionado entre el asiento y el volante. Tras la intervención del juez y del forense, su cuerpo fue trasladado hasta el tanatorio de Córdoba.

INVESTIGACION En el lugar del siniestro no existen frenazos ni indicios que aclaren las causas del mismo, aunque lo que sí está claro, según la policía, es que en el momento del accidente no llevaba puesto el cinturón y que eso pudo ser decisivo.

El segundo accidente ocurrió sobre las ocho de la mañana en la carretera que une Aguilar con Puente Genil. Un Ford Mondeo, matrícula 4229CGV conducido por N.E.M., de 22 años, derrapó, invadiendo el carril contrario y colisionando lateralmente con la furgoneta Nissan matrícula CO-8250-AN, en la que viajaban J.R.M. y J.A.E. Todos ellos resultaron heridos de diversa consideración. También resultaron heridos leves los ocupantes de otro coche que circulaba detrás de la furgoneta y que chocó contra ella. Al lugar del accidente acudieron la Policia Local, un médico y efectivos de los bomberos, cuya intervención no fue necesaria, ya que los trabajadores de una empresa cercana --Hormigones de Aguilar-- ayudaron a los accidentados a salir de los vehículos y así poder ser trasladados hasta el hospital de Cabra. Tras la colisión, el Ford Mondeo cayó a la cuneta arrancando unos 40 metros de valla.

Como posible causa del accidente se baraja la idea de que este coche pudo derrapar debido al barro existente en el lugar y a la lluvia que caía a esa hora.