Ayer tuvo lugar en Peñarroya la clausura de los actos que en el último año se han venido celebrando con motivo del Primer Centenario del Colegio Presentación de María. Los actos de ayer han consistido en el descubrimiento de una placa con el nombre de Ana María Rivier, fundadora de esta congregación, en la barriada de Casas Blancas, y estuvieron presididos por algunas autoridades acompañadas por antiguos alumnos de este colegio. Entre las autoridades, cabe destacar la presencia de Luisa Ruiz y José Catalá, alcaldesa y concejal de Cultura respectivamente del Ayuntamiento de Peñarroya-Pueblonuevo; Agustín Martín, alcalde de Fuente Obejuna y presidente de la mancomunidad del Guadiato; Marcel Guinot, cónsul de Francia en Sevilla; así como de Monseñor Miguel Castillejo Gorráiz, presidente de Cajasur y antiguo párroco de esta localidad.

La congregación de la Presentación de María estuvo representada por la madre provincial y hermanas pertenecientes a Peñarroya-Pueblonuevo y Fuente Obejuna, a las que hay que sumar las llegadas desde Córdoba, Madrid, Toledo, Vitoria y San Sebastián. La alcaldesa fue la encargada de descubrir la placa donde ya figura para siempre el nombre de la santa Ana María Rivier, tras lo cual agradeció su presencia a todos cuantos se encontraban allí, desafiando a las adversas condiciones climatológicas que deslucieron parcialmente el acto.

Por su parte, el cónsul francés dijo sentirse muy orgulloso de poder participar en este momento tan importante para Peñarroya-Pueblonuevo y el colegio Presentación de María. Finalizado este acto, todos se desplazaron hacia otra calle cercana que lleva el nombre de Monseñor Miguel Castillejo Gorráiz quien, en un discurso cargado de emotividad, recordó sus años de sacerdote en esta localidad cordobesa. Castillejo dijo que era "un honor estar en este pueblo de tanto arraigo para mí, pueblo que en aquella época era el primero de la provincia, y poder disfrutar de este acto maravilloso hacia esta santa mujer, de la cual me siento un hijo espiritual suyo".

Tras una comida, el propio colegio acogió en sus diferentes salas un variado compendio de exposiciones, vídeo, fotografías, y presentaciones de las actividades realizadas con motivo del centenario. Más tarde se representó la obra teatral La corte del faraón .