La celebración ayer a mediodía de la procesión de la Virgen del Rosario inició la feria de octubre en honor de la patrona de Peñarroya-Pueblonuevo. La Virgen salió, como es habitual, de la parroquia de El Salvador --en el distrito de Peñarroya-- y recorrió las calles de la vieja población acompañada por cientos de fieles y por la banda de la asociación de vecinos. Llegada a la puerta de su ermita, en la parte más alta de la localidad y casi en la falda del Peñón, la imagen de la patrona --del siglo XV-- fue objeto de homenaje popular con bailes por sevillanas. La procesión terminó de nuevo en la parroquia de El Salvador entre cantos de fervor y nuevos bailes por sevillanas.

En un día caracterizado por el buen tiempo, ha comenzado una feria de octubre que ya despunta como una de las más concurridas. El Ayuntamiento ha introducido mejoras en cuanto a la disposición de bares de juventud y puestos de feriantes en busca de una mayor seguridad e higiene.