La Asociación de Empresarios del Vino y Bebidas Alcohólicas ha decidido intensificar sus esfuerzos de cara a la implantación del plan estratégico propuesto por la Junta para el relanzamiento del sector vitivinícola de Montilla-Moriles. Con esta finalidad, se ha constituido una comisión permanente que representará al colectivo y lo mantendrá informado del desarrollo de los acuerdos.

Los bodegueros reconocen que la negociación del plan presenta dificultades aunque afirman "que es una buena oportunidad para intentar renovar la zona". No obstante, a estas alturas manifiestan que todavía se desconocen los mecanismos que se van a adoptar para poner en marcha el citado plan.

El presidente de la asociación, el joven bodeguero Manuel Luis del Pino Espejo, ha relevado en el cargo a Rafael Córdoba García, consejero delegado de la Compañía Vinícola del Sur.

Según Del Pino, los fondos que la Junta de Andalucía está invirtiendo en otras comarcas vinícolas no pueden perderse en Montilla. Por este motivo, el nuevo presidente considera que es preciso intensificar el diálogo entre los representantes del sector para unificar criterios y resolver las dificultades que pudieran surgir.

Además, los miembros de la asociación deberán afrontar también la redacción de las normas para la regulación de las soleras viejas, a propuesta del consejo regulador de la denominación de origen Montilla-Moriles

FERIA TEMATICA

De otra parte, los empresarios han mostrado su apoyo a la II Feria Temática del Vino en Andalucía, que consideran una iniciativa de gran interés para el sector.

Para los comercializadores, la crisis de Montilla-Moriles se encuentra condicionada por el descenso en el consumo de vinos generosos.

Esta circunstancia afecta fundamentalmente a la exportación, donde existe una tendencia continuada a la baja en los cinco últimos años. Si en 1998 las ventas al exterior totalizaron unos 10 millones de litros de vino, en la actual campaña apenas si se rebasaron los cuatro millones de litros.