Consumo sostenible

La huella de carbono de la Universidad de Córdoba disminuyó en 2023 un 20% con respecto al año anterior

La huella asociada al consumo de energía eléctrica es nula gracias a que dispone de suministro eléctrico con garantía de origen renovable

Rectorado de la Universidad de Córdoba.

Rectorado de la Universidad de Córdoba. / CÓRDOBA

Diario CÓRDOBA

Diario CÓRDOBA

La Universidad de Córdoba (UCO) redujo en 2023 su huella de carbono un 20 por ciento con respecto al año anterior, puesto que las emisiones asociadas a las fuentes que conforman los alcances 1 y 2 (emisiones directas y emisiones indirectas debidas al consumo eléctrico) fueron de 1.551,88 toneladas de CO2 equivalente (CO2 eq).

Según ha informado en un comunicado, en cuanto a la huella de carbono per cápita (indicador que utiliza el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico para medir la huella de carbono de los alcances 1 y 2), y considerando en el caso de la UCO a toda la comunidad universitaria (21.127 personas en 2023), el resultado es 0,0734 toneladas de CO2 eq por persona, siendo un 20,47 por ciento menos que las 0,0923 toneladas de CO2 eq por persona del año anterior.

Así las cosas, con la recopilación de datos de consumo y de producción de residuos se puede concluir que el año 2023 ha sido un año de "bajadas contenidas pero generalizadas".

El gas natural ha mantenido los valores a la baja que experimentó el pasado año y el consumo de combustibles de la flota de la UCO (convencional y maquinaria agrícola) también se ha mantenido, experimentando una leve bajada del 6% respecto a 2022. La bajada del consumo de gases fluorados sí es relevante, consumiéndose en las recargas de equipos de climatización y refrigeración un 44,7% menos que en 2022.

La energía eléctrica ha consolidado la bajada del 5% en el consumo experimentada en el año 2022, bajando en este año 2023 un 6,1% más, atribuyéndose en gran medida a la aplicación del plan de medidas de ahorro energético en la UCO vigente desde noviembre de 2022, junto a la ayuda que aporta la implantación del sistema de gestión energética con despliegue de analizadores de red eléctrica por los distintos edificios y sensores de temperatura.

Evolución de la huella de carbono de la UCO.

Evolución de la huella de carbono de la UCO. / UCO

El consumo más bajo de agua

También son reseñables las bajadas en otros ámbitos. El consumo de agua ha experimentado una gran bajada, del 15,6% respecto al 2022, obteniéndose el dato más bajo de consumo desde que se realizan los cálculos de la huella. Además, después del aumento inesperado del consumo de papel del año 2022, en 2023 vuelve con una bajada del 10%, más coherente con la tendencia a la digitalización de los procedimientos.

Solo la producción de residuos y el consumo de gasóleo de instalaciones (calderas de calefacción de Belmez y UCO Deporte) han aumentado, si bien este último mantiene un valor muy por debajo de los consumos históricos en calderas. En cuanto a residuos, solo las pilas experimentan una bajada del 30%, en el resto de los residuos ha habido ciertas subidas, siendo del 9% para la producción de papel (confidencial y papelote), 42,4% más de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) y 16,9% más de residuos peligrosos de laboratorio, motivado por las recogidas extraordinarias.

Desde enero de 2022 la UCO cuenta con el registro de la Huella de Carbono de los años 2014 a 2022 en el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miteco). Una vez calculada la huella para el año 2023, se ha solicitado dicho registro correspondiente al año 2023.