Tribunales

Apdha pide cárcel para dos policías locales acusados de detención ilegal, denuncia falsa y lesiones

Los hechos ocurrieron en marzo del pasado 2023 en la calle Periodista Eduardo Varo de la capital

Instalaciones de la Ciudad de la Justicia de Córdoba.

Instalaciones de la Ciudad de la Justicia de Córdoba. / Archivo / CÓRDOBA

Europa Press

La Asociación Pro Derechos Humanos Andalucía (Apdha) ha presentado calificación en la que pide prisión e inhabilitación para dos agentes de la Policía Local de Córdoba por la supuesta comisión de delitos de detención ilegal, contra la integridad moral, falsedad, denuncia falsa y lesiones. La Fiscalía, tras la apertura de juicio oral, solicita también penas de prisión para uno de los agentes, aunque no pide inhabilitación y exime al otro agente acusado.

Según ha detallado la asociación en una nota, los hechos en cuestión sucedieron el 30 de marzo de 2023, cuando los dos agentes contra los que se ha abierto juicio oral se trasladaron hasta la calle Periodista Eduardo Varo, ubicada en la capital cordobesa, y allí demandaron al conductor de un coche de caballos que recogiera los excrementos que habían dejado sus animales, momento que fue grabado por uno de los agentes y que motivó la queja de un vecino de la zona, quien consideraba que la grabación realizada por el Policía Local no tenía ningún sentido.

Estampado "contra la persiana de una farmacia"

El agente, visiblemente nervioso, reclamó a este ciudadano su documentación. Esta persona, asustada y ante la posibilidad de que pudiera ser multado, salió corriendo del lugar. No obstante, este vecino recapacitó rápidamente y no sólo detuvo su marcha, sino que "desandó el trayecto realizado para entregarse, de manera siempre pacífica, a los agentes de la autoridad", según explica Apdha.

Sin embargo, uno de los agentes que ahora son juzgados supuestamente le realizó una llave, lo cogió por la espalda y "lo estampó contra la persiana de la puerta de una farmacia, restregándole la cara en la misma, para inmediatamente después, colocarle los grilletes". A pesar de que el vecino ya engrilletado mantenía "una actitud pacífica", el mismo agente "volvió a practicarle una llave, lo derribó y estampó su cara contra el suelo para, a continuación, inmovilizarlo durante varios minutos mientras colocaba su rodilla contra la zona lumbar de esta persona".

Las imágenes grabadas por la cámara existente en la farmacia junto a la que se produjo esta actuación policial permitieron "no sólo desmontar las falsas acusaciones que se realizaron contra la persona detenida", sino que "fueron la base para la resolución del Juzgado de Instrucción número 2 de Córdoba, que archivó la causa seguida contra el vecino, al mismo tiempo que acordaba abrir diligencias contra los dos policías locales implicados en los hechos por un posible delito de detención ilegal y por faltar a la verdad en su denuncia". De no existir estas imágenes, la víctima habría sido probablemente condenada a una pena de prisión de hasta cuatro años, han apuntado desde Apdha.

"Como un animal"

El informe pericial presentado por la acusación particular ante el Juzgado, y que ha sido elaborado por la Red de apoyo terapéutico, jurídico y psicosocial del Grupo de Acción Comunitaria (SIRA), señala que "la persona agredida por el agente de la Policía Local de Córdoba ha sufrido, además de secuelas físicas, una Reacción de Estrés Agudo que en la actualidad ha derivado en un Trastorno Adaptativo Mixto con predominio de síntomas ansiosos". El propio agredido ha relatado que se sintió "como un animal, como si no fuera una persona, por los golpes y por estar así tirado en el suelo, como si hubiera hecho lo peor del mundo, con la gente pasando y mirando por ahí".

La solicitud de la acusación

Prácticamente un año después de aquella resolución judicial ha comenzado el juicio oral contra los dos agentes de la Policía Local que protagonizaron aquella actuación judicial. La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, que ha acompañado en todo el proceso al vecino "acusado injustamente", aprecia la comisión de hasta cinco delitos por parte del agente que practicó la detención y de otros dos delitos --falsedad documental y denuncia falsa-- cometidos presuntamente por el otro policía presente en el momento de los hechos.

Ante ello, Apdha solicita en su escrito de acusación penas de prisión e inhabilitación especial para ambos acusados, mientras que la Fiscalía solicita pena de prisión de tres años y seis meses por un delito de falsedad y de un año por delito contra la integridad moral, para uno de los acusados, aunque exime de responsabilidad al otro agente.

"Como si no hubiera sucedido nada"

Al respecto, la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía ha lamentado que "durante todo este tiempo la Administración responsable, en este caso el Ayuntamiento de Córdoba, no ha suspendido de empleo y sueldo a los agentes implicados, que han continuado patrullando la ciudad como si no hubiera sucedido nada".

También, han explicado que "este tipo de actuaciones policiales, totalmente arbitrarias y desmedidas, son mucho más comunes de lo que creemos, aunque no siempre es posible contar con imágenes y grabaciones que permitan desmontar la versión policial".

En este sentido, la entidad andaluza refiere como ejemplo "la actuación irregular de un agente de la Policía Nacional, quien, portando en su muñeca una pulsera del partido político Vox, identificó arbitrariamente y propuso para sanción a Isidoro Moreno, catedrático emérito de Antropología por la Universidad de Sevilla, cuando este participaba en una manifestación de solidaridad con el pueblo palestino".

En definitiva, en el Día Internacional en Apoyo a las Víctimas de la Tortura, la Apdha ha reiterado que "la tortura sigue existiendo en la comunidad, sin que la Administración se esté implicando en su erradicación".