Reservas que se necesitan en verano

Los hospitales de Córdoba requerirán más de 7.500 donaciones de sangre y plasma

El Centro de Transfusión organiza 128 colectas entre julio y septiembre para hacer frente a la demanda de Córdoba y de la red andaluza

Donación de sangre en una reciente campaña realizada en el colegio Séneca.

Donación de sangre en una reciente campaña realizada en el colegio Séneca. / CÓRDOBA

M.J. Raya

M.J. Raya

Algo más de 7.000 donaciones de sangre, alrededor de 7.400 más y unas 320 de plasma, persigue contabilizar el Centro de Transfusión, Tejidos y Células (CTTC) de Córdoba durante los meses de verano, de julio a septiembre, para poder dar respuesta a las demandas que les realicen los hospitales de la provincia y también las que le pueda solicitar la Red Transfusional de Andalucía. El coordinador de los equipos móviles del Centro de Transfusión de Córdoba, el doctor Pedro de Torres, indica que esperan «poder registrar unas 2.400 donaciones de sangre y más 110 de plasma en julio; otras 2.400 donaciones de sangre y 105 de plasma en agosto y llegar a las 2.500 de sangre y 105 de plasma en septiembre.

De Torres apunta que, para lograr estos objetivos, el CTTC, en colaboración con la hermandad de donantes, ha contemplado efectuar 128 colectas en verano: 46 en julio, 42 en agosto y 40 en septiembre (128 en total). En lo que queda de junio y todo el mes de julio, los equipos móviles y el autobús de la donación van a visitar numerosas localidades cordobesas, entre las que se encuentran algunas más pobladas como Montilla, La CarlotaLucena o Pozoblanco. El listado de cada una de estas salidas se puede consultar en el apartado de colectas de la web donantescordoba.org.

Información de interés

Además, De Torres resalta que durante todo el verano también es posible donar sangre en la sede del Centro de Transfusión, que se encuentra ubicada en la avenida San Alberto Magno, junto al hospital universitario Reina Sofía, en horario de 8.30 a 14.30 horas, de lunes a sábado, estando cerrado el centro por la tarde en los meses estivales.

Donación de sangre, en imagen de archivo.

Donación de sangre, en imagen de archivo. / CÓRDOBA

El CTTC de Córdoba ha anotado desde enero hasta ahora 13.176 donaciones de sangre, más 530 donaciones de plasma y 37 de plaquetas, logrando captar a 1.029 donantes nuevos de sangre y que se inscribieran 79 personas en el Registro de Donantes de Médula Ósea. Estas donaciones se contabilizaron sumando las extracciones registradas en la sede del Centro de Transfusión y las 232 colectas organizadas, de las que 29 en el bus de la donación (12%) y las 203 (88%) restantes, en pueblos, barrios, empresas y otros enclaves.

¿Qué usos tiene la sangre?

La sangre no se puede fabricar, por lo que la única forma de conseguirla es mediante donación. Un 30% de las reservas se utilizan para el tratamiento de cáncer o enfermedades hematológicas; un 20%, al abordaje de anemias; casi otro 20% a operaciones, quemaduras o trasplantes; más de un 10% a la asistencia de enfermedades cardiacas, gástricas o renales; sobre el 8% a la atención de accidentes y traumas; un 8% a pacientes de ortopedia, fracturas y reemplazos articulares y el 4% restante, a partos y cesáreas

Los requisitos para donar sangre son tener entre 18 y 65 años, pesar 50 o más kilos y presentar buena salud general. Las embarazadas no pueden donar.

Pedro de Torres recuerda que la campaña de verano siempre es «más complicada» porque muchos residentes en Córdoba se marchan fuera de vacaciones y se registran altas temperaturas, pero insta a la población a buscar un pequeño tiempo para donar, ya que como enfatiza durante estos meses las operaciones no dejan de realizarse, continúan prestándose tratamientos médicos que requieren de estos componentes sanguíneos, se efectúan trasplantes, se producen accidentes y una alta cifra de personas van a requerir una transfusión sanguínea, motivos por los que se necesita que la red transfusional esté convenientemente abastecida.

Colaboración

Este responsable del CTTC resalta a su vez la importante labor que realizan centros educativos y hermandades de Semana Santa para fomentar la donación de sangre y para que surjan a su vez donantes nuevos con los que dar relevo a las personas que, por motivos de edad u otras causas, tienen que ir dejando de aportar su solidaridad en este ámbito. En los últimos meses se han hecho campañas especiales de donación de sangre en colegios e institutos, como El Carmen, Séneca, López Neyra, Francesas, Cervantes, Ramón y Cajal, Galileo Galilei, Lope de Vega, Fuensanta, Medac; facultades de la Universidad de Córdoba o Loyola Andalucía, así como con las hermandades de la Paz, Esperanza o Cristo del Amor, además de en los hospitales Reina Sofía, QuirónSalud, Fundación Cajasol, Base Militar de Cerro Muriano o Diputación.

Esperanza Ortiz, donante casi centenaria de plasma

Esta cordobesa de 49 añosempezó a donar plasma a partir de 2008, pues antes había acudido alguna vez a donar sangre, pero en el Centro de Transfusión le aconsejaron que era mejor que donara solo plasma, por poseer una concentración de hematíes baja. Cuando se dona plasma el resto de componentes de la sangre se devuelve al organismo, es lo que se conoce como plasmaféresis. «Animaría a todas las personas que estén sanas a que donen sangre y que no tengan temor a la aguja ni al pinchazo. En mi caso, como lo que dono es plasma, puedo acudir al Centro de Transfusión más de 3 veces al año, que son las ocasiones en las que podemos donar sangre las mujeres anualmente. Me pide el cuerpo ir a donar, se trata de compartir algo que puede ayudar a muchas personas que, por enfermedad, u otros motivos, necesitan una transfusión», relata Esperanza, que acumula hasta el momento más de 90 donaciones de plasma. Esta cordobesa solidaria estima que las personas que están sanas deberían concienciarse «de que alguna vez nos puede hacer falta una donación de sangre, así que si podemos ayudar a donarla pues está en nuestras manos, ya que los hospitales necesitan suficientes reservas y los enfermos necesitan sus tratamientos».  

Suscríbete para seguir leyendo