Día Mundial de la Sequía

Los embalses de la provincia tienen el doble de agua que el año pasado

Sierra Boyera, que se secó, está ahora casi al 69% y Martín Gonzalo ha pasado de tener solo un 17% a almacenar cerca de un 70%

Vista del embalse de Sierra Boyera tras las fuertes lluvias de marzo.

Vista del embalse de Sierra Boyera tras las fuertes lluvias de marzo. / Rafael Sánchez

Cristina Ramírez

Cristina Ramírez

Tras unos años de temor y escasez, desde hace unos meses es oficial. Se acabó la situación de alerta y prealerta por sequía, lo que no significa que haya que bajar la guardia, pues este fenómeno, como recuerdan desde las empresas públicas de gestión del agua, no es algo coyuntural sino estructural en el territorio. Actualmente, según el informe diario emitido por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), competente en esta materia, los embalses de la provincia, que acumulan 1.292 hectómetros cúbicos, se encuentran al 38,93% de su capacidad total, que supera los 3.320 hectómetros cúbicos. El dato es esperanzador, pues hace justo un año la totalidad de los pantanos cordobeses se encontraban a menos de la mitad de este caudal, rondando el 18% de su volumen total, con sólo 604 hectómetros cúbicos. En este periodo de tiempo los espacios hídricos que abastecen a Córdoba capital y provincia han crecido un 114%.

El crecimiento de los embalses se debe, fundamentalmente, a las lluvias caídas en Semana Santa, que aliviaron la situación hídrica e hicieron que embalses, ríos y arroyos lucieran como no lo hacían en años. De hecho, hace un mes el volumen embalsado era significativamente superior, en concreto, del 41,69% de su capacidad (1.384 hectómetros cúbicos). La situación, aunque se encuentra dentro de la normalidad, no tiene nada que ver con la que había hace una década, cuando los embalses vivían una época de plenitud, al 91,7% de su capacidad total, acumulando más de 3.130 hectómetros cúbicos de agua. Sí se asemeja un poco más a la de hace cinco años, cuando ya los niveles estaban bajando en picado, y los pantanos de Córdoba se encontraban al 43,94% de su volumen total (1.499 hectómetros cúbicos).

El volumen es bastante variable según la capacidad y situación de cada uno de los embalses. El pantano de Iznájar, el más grande de la provincia y también de Andalucía, cuenta actualmente con 262 hectómetros cúbicos y está al 28,49% de su capacidad. Hace un año este espacio se encontraba en situación casi crítica, al 19,5% de su volumen (179 hectómetros cúbicos, por lo que ha crecido un 46%).

Así se encuentran los embalses de la provincia de Córdoba.

Así se encuentran los embalses de la provincia de Córdoba. / CÓRDOBA

[Pulse aquí para ver el gráfico ampliado]

La situación del sur de Córdoba

Actualmente, como ha recordado el gerente de Emproacsa, Manuel Martín, el pantano que abastece al sur de la provincia aún se encuentra en situación de alerta y se prevé que su volumen descienda considerablemente los próximos meses por el desembalse, ya que se trata de un embalse de «regulación general», y no solo suministra agua potable para consumo, también para regadío. Martín recuerda que las competencias del riego las tiene la CHG.

Los pantanos cordobeses acumulan casi 1.300 hectómetros cúbicos de agua

Por su parte, el embalse de Sierra Boyera, aunque se encuentra en nivel de prealerta, es el que más cambio ha experimentado (+19.585%) y al que más han beneficiado las lluvias del mes de abril. Este pantano se encuentra al 68,94% de su capacidad, después de que hace un año estuviera prácticamente seco, con solo un 0,35% de su volumen total. Actualmente, este espacio hídrico que suministra al norte de la provincia cuenta con 27 hectómetros cúbicos de agua. El tercer sistema de abastecimiento de Emproacsa, el embalse de Martín Gonzalo, que suministra a la Córdoba oriental, cuenta en la actualidad con 14 hectómetros cúbicos y se encuentra al 69,94% de su capacidad, estando, según los estándares fijados, en situación de normalidad. Hace un año este embalse se encontraba con solo el 17,5% de su capacidad total, que asciende a casi 24,5 hectómetros cúbicos, habiendo crecido un 299% desde entonces.

Abastecimiento de la capital

La capital cordobesa, por su parte, se abastece principalmente del Guadalmellato, que se encuentra en una situación bastante positiva, con casi 133 hectómetros cúbicos, es decir, el 90,75% de su capacidad total. Este espacio hídrico se situaba el año pasado en estas mismas fechas al 35% de su capacidad, por lo que ha crecido un 157%. San Rafael de Navallana, que también suministra a la capital cordobesa, está al 69,4% de su capacidad (con 108 hectómetros cúbicos de agua), mientras que en junio de 2023 se encontraba al 42,8%. Esto se traduce de una crecida de un 62%.

Por último, el río Guadalquivir, que en su totalidad está al 44,2% de su capacidad, a su paso por la estación de control de Fuente Palmera se encuentra al 48,11%, mientras que hace un año estaba al 5,9%, por lo que su caudal ha crecido un 715% en este tramo y un 83% en el global (que hace un año estaba al 24,15%).

Suscríbete para seguir leyendo