Reconocimiento

La labor ejemplar de Jorge, Antonio y Francisco para detener al presunto autor del apuñalamiento en La Fuensanta

La rápida actuación de los vigilantes de seguridad posibilitaron la detención del presunto autor del apuñalamiento de la Fuensanta

Así fue la labor de los vigilantes de seguridad en la estación de bus de Córdoba

Diario CÓRDOBA

María José S. Guardiola

María José S. Guardiola

La labor de Jorge, Antonio y Francisco hicieron posible la detención del presunto autor del apuñalamiento de La Fuensanta. Ellos son los vigilantes de seguridad de la Estación de Autobuses de Córdoba, y su actuación a la hora de retener a este individuo posibilitó que la policía nacional localizase a este hombre que se encontraba en paradero desconocido, frustrando así su huida de la ciudad, ya que se estaba subido a un autobús con destino a Bilbao.

Todo ocurrió cuando una usuaria dio la voz de alarma al identificar al presunto agresor y avisó a los vigilantes. Con la premisa de buscar al dueño de "una maleta olvidada", los responsables subieron al autobús para poder identificarlo. Allí vieron a un joven sentado en la parte trasera con las mismas características, y portando gafas de sol -eran sobre las 22.00 de la noche-. Cuando se quitó las gafas, "en el ojo izquierdo tenía un fuerte golpe", como narra Antonio Heredia.

Lo fundamental era garantizar la seguridad de todos los allí presentes y evitar que el joven se pusiera nervioso para "que no tomase represalias con personas cercanas, en estos casos es mejor tener tranquilidad", explica Jorge Fernández. "Se hizo de forma tan disimulada que la mayor parte de la gente que viaja no se enteraron de lo que había pasado", expone también Antonio. Desde el primer momento las habilidades psicológicas de los vigilantes de seguridad sirvieron para retener al hombre e impedir que se pusiera nervioso, así como evitar la incertidumbre de los allí presentes, "había muchas familias de estudiantes que se iban en el autobús y no podíamos dejarlos intranquilos", explica Francisco Jiménez.

Los tres profesionales también coinciden en la importancia que tiene en estos casos el trabajo en equipo "es fundamental la coordinación y con la mirada saber lo que quiere uno u otro", explica Francisco. La labor de estos trabajadores es imprescindible en lugares como la estación por la que pasan miles de personas, "algo así no es que pase todos los días, pero pasan cosas parecidas, hay peleas, gente que intenta colarse, esto es un hervidero muchas veces, y por eso estamos aquí para ayudar al ciudadano en todo lo posible", asegura Antonio.

Suscríbete para seguir leyendo