13 de junio, día de San Antonio

Córdoba descubre a Gala en el Bulevar Gran Capitán

La ciudad inaugura la estatua homenaje al escritor, obra del escultor César Orrico, junto al Gran Teatro en un acto cargado de música y poesía

Inauguración del busto dedicado a Antonio Gala

Pablo Cabrera

Araceli R. Arjona

Araceli R. Arjona

Córdoba ha descubierto este jueves la escultura de Antonio Gala. El busto anunciado, que en realidad, es una estatua de gran porte que representa al poeta de medio cuerpo, bastón en mano y vestido con chaqueta y pañuelo, se ha mostrado esta tarde al público en un acto entrañable que ha impregnado el centro de la ciudad de notas musicales, de la mano del Real Centro Filarmónico Eduardo Lucena y poesía.

La estatua, obra de César Orrico, Premio Reina Sofía de Escultura y Pintura además de alumno becado por la fundación Antonio Gala hace 15 años, ha hecho que Córdoba redescubra a uno de sus escritores de cabecera, que a partir de ahora, vigilará de cerca los designios del Gran Teatro y de todo lo que acontezca en la ciudad, desde su epicentro. Alrededor de la escultura, se lee una de las mayores declaraciones de amor realizadas a Córdoba, la de Antonio Gala, que pese a haber nacido en Brazatortas, aseguró sin lugar a dudas que "ser de Córdoba es una de las cosas más importantes que se puede ser en este mundo".

El escultor César Orrico, presente en el acto junto a su mujer, también artista, y sus hijos, no ha necesitado demasiadas fotografías para reproducir fielmente al escrito con quien compartió tantas horas y al que ha representado fielmente en los años en los que él lo conoció porque, según confesó a Francisco Moreno, guardaba en la memoria todas las charlas, riñas y risas que le dedicó el escritor.

El día de San Antonio, el 13 de junio, será desde ahora el día de Antonio Gala. Así lo ha querido Córdoba y la fundación del escritor, cuyo presidente, Francisco Moreno, ha agradecido efusivamente el gesto de homenaje y ha anunciado que todos los años organizará una actividad cultural en memoria de Gala en este lugar.

Joaquín Pérez Azaústre, durante su intervención en el acto.

Joaquín Pérez Azaústre, durante su intervención en el acto. / Pablo Cabrera

La inauguración de la escultura ha servido para que la poesía del autor resuene en algunas de las voces que más han admirado al autor cordobés, desde el escritor Joaquín Pérez Azaústre ("Alargaba la mano y te tocaba..."), que lo describió como "el cordobés errante por el mundo", a Tania Padilla, escritora y tutora de la Fundación Antonio Gala ("tenía tanta necesidad de que me amaras, que nada más llegar te declaré mi amor"), que aprovechó para agradecerle ser lo que es hoy, escritora; Ben Clark, Premio Nacional de la Crítica y becado de la fundación ("Mientras dure la vida estarás vivo"), que dio las gracias a Córdoba por establecer un lugar de presencia física donde sus seguidores puedan acudir a rendirle homenaje, o el periodista Alfredo Asensi, maestro de ceremonias, que actuó como "espontáneo" recitando otro de sus poemas.

Público asistente a la inauguración de la escultura de Antonio Gala.

Público asistente a la inauguración de la escultura de Antonio Gala. / Pablo Cabrera

No solo se escuchó la voz de poetas recitando poemas de Antonio Gala sino que se oyó al propio Gala, cuya voz se hizo presente ante el público en una de sus últimas grabaciones, donde confiesa convencido: "Yo no puedo ser de otro sitio. Seguir viviendo en Córdoba, paseando por Córdoba... No he escrito, no he vivido para otra cosa, os quiero y os querré, sed muy felices".

El acto de reconocimiento de la ciudad, respaldado por todos los grupos municipales, como subrayó el alcalde, José María Bellido, es una forma, según dijo el primer edil de "devolver parte de lo que el escritor dio a esta ciudad", entre ellas, la fundación que lleva su nombre, "su legado más preciado".