Tribunales

La Fiscalía abre diligencias por la compra de 8.000 test por parte de Sadeco en la pandemia

El Ministerio Fiscal ha pedido al Ayuntamiento de Córdoba información sobre el expediente y si se hizo un estudio económico acerca del precio de mercado de este tipo de pruebas

Una imagen de varios test de Covid-19.

Una imagen de varios test de Covid-19. / CÓRDOBA

La Fiscalía abre diligencias por la denuncia presentada por el grupo municipal del PSOE sobre la compra de 8.000 test por parte de la empresa municipal de limpieza de Córdoba, Sadeco, durante la pandemia, y requiere al Ayuntamiento de Córdoba toda la información relativa a los contratos suscritos con la clínica Beiman. Los socialistas llevaron esta contratación a los juzgados el pasado mes de marzo al entender que se habrían cometido irregularidades en el proceso de licitación. En plena pandemia, el pliego se adjudicó a esta empresa, una clínica especializada en medicina deportiva, por un importe de 316.000 euros.

Qué pide el fiscal

En el escrito del fiscal Carmen Romero se solicita al órgano encargado de la fiscalización y la intervención en el Ayuntamiento de Córdoba que emita un informe acerca de la legalidad de la contratación llevada a cabo para la adquisición de los test rápidos de detección de covid 19 entre los trabajadores de Sadeco. Asimismo, la Fiscalía pregunta al Consitorio si se realizó un estudio económico acerca del precio de mercado de este tipo de test, si en el expediente de contratación consta la memoria que se menciona en el informe jurídico, de agosto del 2020, emitido para validar la utilización del contrato de emergencia, y finalmente si de existir una posible conexión de la empresa adjudicataria con la empresa de servicios médicos deportivos que terminó facilitando los test hubo concurrencia de empresas o si por el contrario se impidió dicho requisito.

Críticas del PSOE

Entre los argumentos esgrimidos por el PSOE sobre este expediente, el portavoz del grupo municipal, Antonio Hurtado, destacó que estos test de detección del covid se compraran al precio de 39,50 euros, cuando ciudades como Málaga los habían adquirido "4 veces más baratos", a 7,90 euros y a través de un convenio con las clínicas de la provincia para que estas llevaran a cabo la supervisión de esos test por un precio de 2 euros. En total, el Ayuntamiento de Málaga abonó por los test y las pruebas 9,90 euros. "Es inexplicable que en Córdoba se pagasen 40 euros", dijo entonces Hurtado.  

Según los socialistas, Sadeco invitó a tres empresas: la que resultó adjudicataria, Clínicas Beiman; SMD Servicios Médicos Deportivos, una empresa de Sevilla "cuyo gerente pertenece también a Beiman Sevilla"; y a una tercera empresa del Puerto de Santa María que al ser de suministros debía devengar un 21% de IVA. El contrato se terminó adjudicando a la primera que fue la que mejor precio ofreció.

Por otro lado, Hurtado dijo tener constancia de que la asociación de clínicas privadas de Córdoba, a la que pertenecen Quirón, Arruzafa, El Brillante, los Ángeles de la Noche o Cruz Roja, se quejó ante el Ayuntamiento de Córdoba por aquella contratación y preguntaron por qué no se les había invitado. Por todo ello, el PSOE trasladó estas cuestiones al Ministerio Fiscal para que sean los fiscales quienes investiguen y decidan si en este procedimiento hay o no indicios de delito.

Respuesta del PP

El gobierno municipal respondió a las acusaciones del PSOE sobre los test y explicó que el precio de 40 euros se debió a que no se compraron los test sin más, sino que se contrataron pruebas supervisadas por un facultativo médico y personal de enfermería. Además, el portavoz del PP, Miguel Ángel Torrico, defendió el precio de la pruebas y aseguró que en la actualidad es lo que se cobra en algunas clínicas privadas.