Ayuntamiento de Córdoba

La nueva ordenanza para regular la despedidas de soltero en Córdoba contempla multas de hasta 60.000 euros

El delegado de Seguridad, Miguel Ángel Torrico, ha avanzado que la futura norma, que inicia ahora su tramitación "pretende asegurar derechos y libertades de todos, cordobeses y visitantes, en un marco de respeto mutuo"

Una despedida de soltera en pleno apogeo.

Una despedida de soltera en pleno apogeo. / Jesús Domínguez

Irina Marzo

Irina Marzo

El Ayuntamiento de Córdoba ya ha concluido la primera fase de redacción de una ordenanza para regular las despedidas de soltero en Córdoba y ahora comenzará a tramitar la nueva norma llamada genéricamente ordenanza de convivencia para su aprobación. Si todo sigue conforme a lo previsto se aprobará inicialmente en el último pleno de julio y podría entrar en vigor este mismo año. Es pretensión del equipo de gobierno hacerla cumplir. "El gobierno municipal está dispuesto a que se aplique con rigurosidad y firmeza; si hay que sancionar, no nos temblará el pulso a la hora de poner las sanciones correspondientes", ha dicho hoy el delegado de Seguridad, Miguel Ángel Torrico.

Según el edil, la ordenanza "pretende asegurar los derechos y las libertades de todos, cordobeses y visitantes, en un marco de respeto mutuo, para mejorar la calidad de vida de todos y hacer de Córdoba una ciudad más amable". Por este motivo, el portavoz municipal del PP ha avanzado que no es objetivo de esta nueva norma la sanción por la sanción, sino que persigue "asegurar la convivencia de todos" recordando que los derechos y libertades de los ciudadanos acaban cuando empiezan los derechos y libertades de los otros.

Si bien no es el objetivo, evidentemente, la ordenanza incluye un cuerpo sancionador tipificado en sanciones leves, graves y muy graves que oscilan, en función de las materias punibles, entre los 300 y los 60.000 euros. Estas últimas se impondrán por realizar actividades de ocio prohibidas en el espacio público (todo lo que se refiere a la consumo de bebida alcohólica) o la expedición de establecimientos no autorizadas. Se establece por primera vez la posibilidad de compensar una sanción leve con cursos de convivencia ciudadana o acciones en beneficio de la comunidad que determinará el propio Ayuntamiento.

El delegado de Seguridad, Miguel Ángel Torrico, hoy en la sala de prensa.

El delegado de Seguridad, Miguel Ángel Torrico, hoy en la sala de prensa. / CÓRDOBA

La Delegación de Seguridad Ciudadana y Vía Pública se había fijado como uno de los objetivos de 2024 la redacción y aprobación de una ordenanza que por primera vez en Córdoba regulase la convivencia ciudadana en los espacios públicos. La nueva norma, que tienen desde hace más tiempo ciudades como Sevilla o Granada, persigue como filosofía básica preservar los espacios públicos como un exponente de convivencia y civismo, en los que todas las personas puedan desarrollar en libertad sus actividades de libre circulación, de ocio, de trabajo y de esparcimiento, con respeto a la dignidad y a los derechos de los otros.

Torrico ha explicado que la ordenanza persigue tres objetivos: preservar el espacio público de la ciudad de Córdoba como lugar de convivencia; garantizar a todos los ciudadanos el derecho de utilización de ese espacio público, y además, fomentar la sensibilización ciudadana como herramienta principal para erradicar esas conductas incívicas y antisociales.

Imagen de archivo de una despedida de soltero en la Feria de Mayo de Córdoba.

Imagen de archivo de una despedida de soltero en la Feria de Mayo de Córdoba. / A. J. GONZÁLEZ

El equipo de gobierno ya había expresado en alguna ocasión su deseo de poner orden en espacios vinculados sobre todo al casco histórico, para controlar actividades diversas que abarcan desde las despedidas de soltero hasta la celebración eventos culturales o lúdicos. Además los vecinos del distrito Centro también le habían pedido al Ayuntamiento más control en este tipo de actividades y en especial mano dura contra las conductas incívicas. Desde el Consejo del Movimiento Ciudadano, la reivindicación es mucho más ambiciosa porque se pide la regulación en una sola ordenanza de todo lo concerniente a la vía pública, algo que finalmente no ocurrirá por la dificultad técnica de agrupar en una sola norma tantas materias.

Hacer frente a nuevas situaciones

Recogiendo el espíritu de normas como la de la capital hispalese, que data del año 2006, la ordenanza de convivencia quiere ser una herramienta efectiva para hacer frente a las nuevas situaciones y circunstancias que pueden afectar a la convivencia o alterarla y que, al igual que en cualquier otra gran ciudad europea, se están produciendo últimamente en la ciudad de Córdoba. La normativa tendrá, eso sí, que mantener el difícil equilibrio entre el derecho de las personas a expresarse libremente en los espacios públicos y a ser respetados en su liberta y los deberes de convivencia y de respeto a la libertad, la dignidad y los derechos reconocidos a los demás, así como al mantenimiento del espacio público en condiciones adecuadas.

Qué dirá la futura ordenanza

La nueva ordenanza de convivencia no incrementa el cuerpo normativo del Ayuntamiento "ni supondrá más burocracia", ha asegurado Miguel Ángel Torrico, que ha dicho que servirá para aclarar algunas normas vigentes como la ordenanza de higiene urbana, con la que comparte contenidos. Lo que sí se ha garantizado el portavoz del PP es que el Consistorio velará por su cumplimiento: "El gobierno municipal está dispuesto a que se aplique con rigurosidad y firmeza; si hay que sancionar, no nos temblará el pulso a la hora de poner las sanciones correspondientes". 

La futura ordenanza establece un total de siete títulos que recogen cada una de las actividades que se quieren regular en el espacio público. En el primero de los títulos se compendiarían las actividades de ocio que se hacen en la calle como el consumo de alcohol con vigilancia expresa del consumo de alcohol entre menores de 18 años; la celebración de botellones, que seguirán estando prohibidos a excepción de los lugares habilitados para ello o permitidos por el Ayuntamiento de manera puntual como la zona del Balcón del Guadalquivir en la Feria de Córdoba. También se prohíben las actividades comerciales de aprovisionamiento de bebidas para su consumo en los espacios públicos mediante encargos realizados por vía telefónica, mensajería, vía telemática o cualquier otro medio, la entrega o dispensación de bebidas alcohólicas por parte de los establecimientos comerciales fuera del horario establecido para la venta o la venta y dispensación de bebidas alcohólicas por parte del establecimiento de hostelería o de esparcimiento para su consumo fuera del establecimiento y las zonas anexas a los mismos debidamente autorizadas. "En definitiva, vamos a intentar que ese consumo de alcohol se haga de una forma según la regulación prevista y no de forma descontrolada", ha dicho Torrico.

Un segundo título recogería todas aquellas acciones vandálicas que atenten contra el mobiliario urbano, la flota municipal, paradas de autobuses, los monumentos o el patrimonio, de este modo queda prohibida la manipulación, alteración o modificación de alumbrado o alcantarillas, hornacinas, soportes publicitarios, nombres de calles, así como romper, rasgar o talar los árboles o arrojar basura en sus alcorques o dañar las plantas. 

Prohibido ir sin ropa o en ropa interior

Un tercer título que contempla los usos inadecuados del espacio público para el desarrollo de actividades como la mendicidad y actitudes coactivas o de acoso u obstaculicen o impidan de manera intencionada el libre tránsito de la ciudadanía por los espacios públicos, así como la prohibición de juegos que pongan peligro a otras personas en el espacio público (de forma concreta, la realización de acrobacias), o al mobiliario. Aquí se incluye la prohibición expresa a bañarse en fuentes o emplearlas para lavar enseres o ropa, explosionar petardos o ir andando por la vía pública sin ropa, en ropa interior o ropa que simule los genitales masculino o femenino. Queda prohibido portar mechas encendidas o explosionar petardos, cohetes y toda clase de artículos pirotécnicos que puedan producir ruido o incendio en la vía pública, salvo autorización expresa, y se prohíbe el incendio de hogueras en el espacio público.

Un cuarto destinado a la actividad y prestaciones de servicios no autorizados o demandados, con lo cual se prohíbe la realización de actividades y prestaciones de servicios en el espacio público que debiendo contar con autorización municipal careciera de ella, y en particular el ofrecimiento de compra y venta de todo tipo de servicios, siempre que no hayan sido demandados por el usuario, tales como tarot, evidencia, masajes, tatuajes, aparcamiento, ordenación o vigilancia de vehículos u otros análogos.

Habrá un quinto título relativo a la limpieza del espacio público, pero debe aún armonizarse con la ordenanza de higiene urbana que sanciona, entre otras cuestiones, la micción en la calle.

Asimismo, la nueva ordenanza tendrá un sexto apartado para la degradación visual de entorno urbano con el mal uso de grafitti o pinturas sobre cualquier lugar, excepto en los murales artísticos o los espacios permitidos por el Ayuntamiento. Por último, en el séptimo título relativo a la publicidad que perturbe la convivencia. Así se prohíbe la colocación de vallas, pancartas o papeles pegados, que solo podrán colocarse en los lugares autorizadas para ello. Está prohibida también cualquier publicidad que veje a las mujeres.