Día mundial contra el tabaquismo

El consumo de tabaco cae en Córdoba pero crece el vapeo, sobre todo entre los jóvenes

Médicos y estanqueros piden que se regule la venta de los dispositivos para fumar, ya que afirman que no existe control sobre los puntos de compra ni de sus ingredientes y posibles efectos en la salud

Un joven vapea en un parque.

Un joven vapea en un parque. / David Castro

M.J. Raya

M.J. Raya

Un nuevo modelo de fumar se está instaurando en España y también en Córdoba. Si, por un lado, el consumo de cigarrillos tradicionales ha bajado en el último año casi un 4% (pasando de 32,8 millones de cajetillas vendidas en 2022 a 31,5 en 2023), según los datos del Ministerio de Hacienda, la compra de dispositivos para vapear ha subido de modo significativo, sobre todo entre población joven.

De la mayor tendencia al vapeo en Cordoba no existen cifras oficiales, sino las estimaciones de médicos y estanqueros, que están apreciando que crece la cifra de consumidores de estos productos. 

Igualmente, según la última encuesta Estudes 2023, Andalucía y Córdoba se encuentran entre los puntos del país con mayor consumo de cigarrillos electrónicos entre los 14 y 18 años. El 62,7% de los encuestados reconoce que ha usado un vaper alguna vez en su vida y el 55,3% asegura que lo ha hecho en los últimos doce meses. 

Venta de vapeadores

El presidente de la Unión Provincial de Estanqueros, Francisco José García, señala que la venta de vapeadores puede suponer alrededor de un 5% de las ventas de productos para fumar de un estanco, reflejo de que, según este colectivo, la mayor parte de la compra de estos productos se realiza de forma «descontrolada» fuera de los estancos, en puntos no regulados, «lo que genera inseguridad sanitaria para el consumidor». 

García indica que en los últimos años los vaper han ganado espacio en los estancos, ya que cada vez se venden más, aunque insiste en que, sobre todo, estos productos se adquieren fuera de los estancos, a pesar de que son estos establecimientos los únicos que garantizan un control sobre el producto. 

Al margen de esto, el presidente provincial de los estanqueros se refiere a que, por otro lado, "existe mucho tabaco ilegal", que se produce, se consume y que también se incauta por las fuerzas de seguridad, ventas que al no ser oficiales no están recogidas por Hacienda, pero que son indicativas de que el consumo puede que no haya bajado tanto. 

Dejar de fumar no es propósito imposible: esta es la lista de beneficios demostrados que puede conseguir

Una persona fumando. / Freepik

Petición de los neumólogos

El presidente de la Asociación de Neumología y Cirugía Torácica del Sur (Neumosur), Eduardo Márquez, advierte de que la falta de regulación y control de los ingredientes utilizados en los líquidos de los vaper presentan un riesgo desconocido para la salud. Este neumólogo alerta de que el vapeo es «la puerta de entrada al hábito de fumar tradicional en las nuevas generaciones y no sirve para intentar dejar de fumar como pueda creerse de forma errónea».

Para frenar esta nueva forma de fumar, Neumosur propone a las autoridades sanitarias que se incentive la formación sobre los riesgos de este consumo entre adolescentes y jóvenes y que exista una regulación más estricta de la publicidad y venta de productos de vapeo, así como la prohibición de su venta a menores de edad. Márquez expone que, si bien se viene apreciando un descenso en el consumo del tabaco tradicional, sobre todo entre los hombres, aunque ha subido en las mujeres, preocupa el incremento del vapeo entre los muy jóvenes, ya que «no es un juego vapear y puede causarles una adicción, que a la larga le genere graves enfermedades».  

Rafael Castro, director del centro de salud Poniente.

Rafael Castro, director del centro de salud Poniente. / CÓRDOBA

Cómo dejar de fumar

Precisamente, a través de la enfermera escolar de los centros educativos se está incidiendo en explicar los riesgos del tabaco tradicional y de los cigarrillos electrónicos, resalta Rafael Castro, director del centro de salud de Poniente de Córdoba, con motivo del Día Mundial sin Tabaco, que se conmemora cada 31 de mayo.

Castro explica que desde atención primaria se contribuye a que los fumadores intenten dejar el negativo hábito del tabaco, comenzando con un consejo médico como intervención inicial, que se ha demostrado que ofrece resultados. Después se pasa a una intervención avanzada, para la que se requiere que la persona fumadora tenga alta motivación por dejar el tabaco y que presente un elevado consumo. Se hacen sesiones de terapia cognitivo conductual con esa persona, como mínimo cuatro y pueden ser hasta 8, y se plantean metas de reducción progresiva del consumo con la pertinente medicación. En este centro de salud el 80% de los beneficiarios de estas terapias (de los que un 45% son mujeres y un 55% hombres) ha logrado seguir sin fumar, que es algo que se dice que se ha logrado cuando se lleva un año sin consumir tabaco.  

Suscríbete para seguir leyendo