REPORTAJE

Un ‘anhelo’ a los volantes en la Semana de la Moda Flamenca

La diseñadora Carmen Benítez cerró la presencia cordobesa en Simof con un abanico de propuestas para todas las ocasiones

Elegancia y poderío en 35 modelos

Cristina Ramírez

Cristina Ramírez

La presencia cordobesa en la Semana Internacional de la Moda Flamenca (Simof) se cerró este domingo, junto al evento, de la mano de la diseñadora bujalanceña Carmen Benítez, que plasmó sobre la pasarela el de vestir de flamenca a través de 35 vestidos y trajes de dos piezas con el que se pudieron lucir las modelos de Dobleerre en el día final de la cita que se ha celebrado este fin de semana en Sevilla.

La colección, presentada sobre la pasarela del Palacio de Congresos de Sevilla, aunó varias propuestas y formas de vestir la moda flamenca. En la primera opción se pudieron ver desfilar trajes de dos piezas, ideales para ir de invitada a algún evento con estilo flamenco. En la segunda, también con dos piezas, sobresalieron las faldas ajustadas o de vuelo, combinadas con chaquetitas o tops «ideales para ir más cómoda o de romerías», indicó la propia Benítez.

Otra de las partes de Anhelo incluyó trajes de cortes ajustados «dirigidos a un público más exigente». Por último, una gama aún más elegante con una fuerte presencia de cuerpos ajustados. El público, con una fuerte presencia cordobesa y de allegados de la diseñadora cordobesa, arropó la presentación de la colección que culminó con un emotivo abrazo de su pequeña Macarena. Benítez siguió recibiendo el calor de la gente en su estand expositivo, en el que estuvo hasta el cierre del evento. 

En rojo 8 Otra de las propuestas de la diseñadora.

En rojo. Otra de las propuestas de la diseñadora. / SERGIO SOLER

Por último, una gama aún más elegante con una fuerte presencia de cuerpos ajustados. El público, con una fuerte presencia cordobesa y de allegados de la diseñadora cordobesa, arropó la presentación de la colección que culminó con un emotivo abrazo de su pequeña Macarena. Benítez siguió recibiendo el calor de la gente en su estand expositivo, en el que estuvo hasta el cierre del evento.