El turismo de congresos es uno de los más buscados por los gestores públicos y privados de las ciudades cuya economía, como es el caso de Córdoba, depende en gran medida del fujo de visitantes. No son viajeros al uso, que pasan alguna noche suelta en la ciudad y a veces ni eso; son turistas de un alto poder adquisitivo que dejan cientos de euros por persona y día no sólo en los congresos y las ferias en sí, sino también en gran parte de los establecimientos comerciales y hoteleros de la ciudad. 

Para hacerse una idea de los gastos inducidos e indirectos que genera el turismo de congresos (MICE, por las siglas en inglés de reuniones, incentivos, conferencias y exposiciones), los responsables del Centro de Ferias del Auyntamiento y el Palacio de Congresos de la Junta han ofrecido en la mañana de este martes algunos datos interesantes. Para empezar, sólo un 7 por ciento del coste total de organización de un congreso o evento similar se dedica a alquilar la sede donde se celebre. El resto va a parar al sector servicios de la ciudad que lo acoge, en gastos en hoteles, restaurantes, transportes, comercios... Eso da una idea de la importancia que tiene el turismo MICE para la economía terciaria de cualquier ciudad. 

El CEFC y el Palacio de Congresos

En ese balance coinciden el propietario de la empresa que gestiona el Palacio de Congresos de la calle Torrijos, Juan Salado; y la coordinadora del Centro de Ferias (que depende del Instituto Municipal de Desarrollo Económico), Estefanía Montes, durante un encuentro empresarial para fomentar las pernoctaciones organizado por la patronal Aehcor, en el que también han participado representantes públicos y agentes sociales. 

Ese 7 por ciento, según Montes, "nos da una idea de que los congresos no pueden organizarse sin el resto de establecimientos". En ellos se gasta la mayor parte de los entre 320 y 355 euros que cada participante se deja en la ciudad por cada día que pasa en un evento de este tipo. "Eso significa el triple del gasto medio vacacional", ha dicho Montes. Además, uno de cada tres de esos turistas MICE vuelve a Córdoba con su familia o amigos para conocer más de cerca la ciudad, según los datos de la encuesta de satisfacción de la Asociación Provincial de Empresas Organizadoras Profesionales de Congresos de Córdoba.

Un ejemplo: la reunión de ministros de la UE

Un ejemplo claro del impacto que tiene un congreso de gran calado en la ciudad fue la reunión del pasado mes de septiembre en el Palacio de Congresos de los ministros de Agricultura de la Unión Europea. Según Juan Salado, sólo en esos días fue necesaria la participación de 19 empresas externas (14 de ellas cordobesas) y 262 personas trabajando para atender a 400 participantes. "De ahí se refuerza lo que estamos comentando, el impacto económico en la ciudad", dijo el concesionario del edificio.

Por su parte, Francisco Gordejo, presidente de la Asociación de Organizadores de Congresos, recordó que en Córdoba se realizan multitud de eventos MICE más allá de los que tienen lugar en el CEFC o el Palacio de Congresos. "Se hacen otros muchos congresos y jornadas de los que no se conocen los datos. Sería conveniente que de una vez por todas diéramos los datos de jornadas, convenciones y viajes de incentivos en los que participamos. Esto es fácil con un soporte digital", dijo Gordejo, quien también reclamó a las instituciones la puesta en marcha de una oficina de congresos