El presidente de la asociación vecinal Torre de la Malmuerta, Jesús Padilla, y el de la Federación de Asociaciones de Vecinos Al-Zahara, Antonio Toledano, han coincidido en calificar como “proyecto de ciudad” y no una mera intervención puntual la reforma del actual aparcamiento del Palacio de la Merced, sede de la Diputación de Córdoba, en donde se realizan ya catas arqueológicas para la construcción de un edificio de dos cuerpos, uno de ellos de seis plantas, además de un aparcamiento subterráneo a conectar con los sótanos del palacio y un modesto espacio central abierto y acotado.

Tras el acuerdo de hace un mes del Pleno de la Diputación de “iniciar un proceso de participación” y paralizar la contratación de las obras, aunque se seguirá hasta el final con las “actuaciones preparatorias” como la cata arqueológica en curso, la AV Torre de la Malmuerta, con el apoyo unánime de Al-Zahara, el consejo de distrito Centro y el Consejo del Movimiento Ciudadano (CMC), ha detallado este viernes a la prensa las razones por la que se opone a la iniciativa, las numerosas acciones realizadas y por ejecutar, el contenido de las alegaciones presentadas y su propuesta para este solar, todo ello desde una asociación vecinal que es “partidaria de una ciudad ecológica y sostenible” y que, más aún en este caso, “pensamos en clave de ciudad”, explicó Jesús Padilla. 

Respondiendo a esta filosofía, el presidente de la AV dio cuenta de las iniciativas que ya se tomaron en 2003 y 2008 para frenar otras dos veces este proyecto, que se retomaron a partir de octubre 2022 para “un solar que por su ubicación es una pieza clave del urbanismo de la ciudad”. Las acciones desembocaron en diciembre del pasado año con la presentación de alegaciones de la AV contra el proyecto en Diputación y, posteriormente, a la solicitud de NOTA DE PRENSA calificación ambiental en el Ayuntamiento de Córdoba, la Delegación Territorial de Cultura de la Junta de Andalucía y la Gerencia Municipal de Urbanismo, con fecha del 20 de febrero

El documento, que ha sido distribuido a la prensa, recuerda que el solar está afectado como “entorno de protección” por la declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) desde 2008 de la Casa Palacio de La Merced, espacio por tanto donde deben negarse “alteraciones que pudieran afectar a los valores del Bien, a su contemplación, apreciación o estudio’, que sería el caso para este inmueble considerados entre las diez joyas del barroco de España, recordó Padilla. Además, el “somero” documento para modificar el estudio de detalle C-1, no fundamenta ni justifica el cambio normativo, cree la AV, para una nueva construcción que “no solo producirá una afectación visual del Bien, sino también una afectación física” al quererse conectar el nuevo inmueble por el subsuelo con los sótanos del palacio.

Para la AV, la Diputación ya contaría con una oferta de aparcamientos poco aprovechados a pocos metros (el párking subterráneo del Vial Norte), tiene instalaciones suficientes en la ciudad para su funcionamiento (como los ‘Colegios Provinciales’ del Parque Figueroa) y la iniciativa, al concentrar sus oficinas y servicios en el Palacio de La Merced y su entorno, va en contra de la filosofía actual de descongestionar y descentralizar los servicios públicos de las administraciones por la ciudad. La incidencia de la rampa del aparcamiento en el exterior, junto al centro de salud y el que se encuentre en una zona acústicamente saturada y de alta densidad de tráfico son otros de los argumentos que esgrime el colectivo vecinal.

Plaza ajardinada abierta

Frente a ello, la AV propone que se siga el plan que en su día ideó Rafael de La Hoz para una plaza ajardinada abierta, evitando la arboleda de altura y que contribuya a crear una isla de frescor, “y más ahora, con el cambio climático”, insistió Padilla. Al respecto, el vocal de la directiva de la AV Francosco Martínez Arroyo recordó que junto al solar la densidad de tráfico media actual es de 35.000 vehículos al día, con 32.000 en el entorno de la plaza de Colón y unos 100.000 en los alrededores en general.

Por su parte, el presidente de Al-Zahara insistió en que el futuro de este solar se trata de una cuestión “de ciudad”, y felicitó a la asociación vecinal por el tesón y la eficacia de su trabajo en defensa de los intereses de los ciudadanos.