Sanidad

El Defensor del Paciente recibe 386 denuncias en Córdoba durante 2022

La provincia contabiliza 10 casos más de posible negligencia o mala praxis y el hospital Reina Sofía es uno de los principales señalados a nivel andaluz

El servicio de Urgencias es de los que más denuncias ha registrado.

El servicio de Urgencias es de los que más denuncias ha registrado. / CÓRDOBA

Manuel Á. Larrea

Manuel Á. Larrea

La asociación El Defensor del Paciente registra en Córdoba un total de 386 denuncias durante 2022, diez más que el año anterior. En general, toda Andalucía contabiliza un incremento de supuestos casos de negligencia o mala praxis, según los datos de esta asociación. En la región, se produjeron 2.621 denuncias, mientras que, en 2021, se quedaron en 2.420. Es decir, la cifra se ha incrementado en 201.

El hospital Reina Sofía de Córdoba es uno de los principales señalados por las estadísticas de El Defensor del Paciente, ya que sigue figurando entre los complejos hospitalarios con más casos. En esta ocasión, ocupa el quinto lugar a nivel andaluz, superado por el Virgen del Rocío (Sevilla), el Virgen de la Victoria (Málaga), el Regional de Málaga y el Virgen de la Macarena (Sevilla).

Córdoba, de esta forma, continúa siendo la tercera provincia andaluza con mayor número de denuncias de pacientes sanitarios. Solo Sevilla (825) y Málaga (725) se encuentran por delante. Después, completan la lista Cádiz (271), Granada (167), Almería (99), Jaén (74) y Huelva (74). Estas cifras hacen que Andalucía sea la segunda comunidad autónoma con más casos.

Cifras por encima de la media

Las especialidades o áreas más denunciadas son, en primer lugar, las listas de espera. En segundo, Cirugía General. Tras esta, Urgencias. Le sigue Traumatología y, en quinto lugar, Ginecología y Obstetricia. En todo el país, la asociación ha registrado 13.611 casos (455 más que en 2021) de negligencias. De estos, 699 (71 más) acabaron en muerte del paciente. Como precisa El Defensor del Paciente en una nota de prensa, esta cifra equivale a 37 casos diarios de mala praxis médica.

Andalucía, como apunta la asociación, superó el año pasado su media anual en la última década de 2.419 casos. Respecto al año anterior, el incremento es de un 7,5%. De las 2.641 denuncias, 91 tuvieron un resultado fatal para el paciente. La entidad alerta, por tanto, de que "las cifras se han disparado a niveles parecidos a los del periodo comprendido entre 2016 y 2019 en el que recibimos unos 2.500 casos al año".

Situación alarmante

En el año de su 25º aniversario, El Defensor del Paciente alerta de que "la sanidad pública española va camino de la extinción". Un fin que, según la asociación, se manifiesta mediante "huelgas por la precariedad laboral, listas de espera insostenibles, Atención Primaria abandonada desde hace años, Urgencias colapsadas, déficit generalizado de médicos especialistas, malestar profesional, carencia de planificación y de sustituciones, falta de transparencia en las bolsas de empleo sanitario, caos organizativo y, por consiguiente, miles de casos de mala praxis médica".

La pandemia, señala la entidad, "nos ha enseñado que necesitamos más y mejores recursos, pero no puede ser la justificación de la crisis sanitaria que sufren muchas comunidades (Madrid, Cantabria, Cataluña, etc.)". En Andalucía, según la asociación, hay 136.613 personas en una lista de espera con una demora media de 110 días para una cirugía. Esto hace que se convierta en la cuarta comunidad autónoma con más problemas de espera. El Defensor del Pueblo cita al Ministerio de Sanidad para denunciar que los plazos de espera para una intervención quirúrgica "establecen un récord de 742.518 paciente para una operación con una media de 113 días. "Nunca hubo tantos pacientes a la espera de someterse a una cirugía", apostilla.

Entre una larga lista de peticiones para mejorar el sistema sanitario español que, este nuevo año, ha realizado El Defensor del Pueblo al Gobierno central y a todas las autoridades sanitarias se encuentra la de adoptar, de una vez por todas, las "medidas oportundas" para "hacer efectivo ya el derecho de todos los pacientes a que sea grabada su intervención quirúrgica". Una medida que podría ser un punto de inflexión en los casos de negligencia.