SOLIDARIDAD

La Fundación Prolibertas observa un incremento de inmigrantes y menores extutelados en su comedor social

El Ayuntamiento de Córdoba suscribe un convenio con la entidad trinitaria que atiende a una media de 150 personas diarias en sus dependencias, una cifra similar a los peores momentos de la pandemia

Eva Contador, delegada de Servicios Socailes, y Eduardo García, director de Fundación Prolibertas.

Eva Contador, delegada de Servicios Socailes, y Eduardo García, director de Fundación Prolibertas. / RAFAEL MELLADO

Irina Marzo

Irina Marzo

El Ayuntamiento de Córdoba ha suscrito un nuevo convenio económico con la Fundación Prolibertas para atender a unas 700 personas en riesgo de exclusión social o sin hogar y a unas 80 familias en riesgo de exclusión con niños menores a su cargo. El acuerdo se firma apenas una semana después de que se celebrara en Córdoba una marcha silenciosa en las que personas sinhogar reclamaron su derecho a la vivienda y cuando la entidad trinitaria atiende a una media de 150 personas en su comedor, cifras cercanas a las peores de la pandemia.

La delegada de Servicios Sociales, Eva Contador, aplaudió la labor social "encomiable" que lleva a cabo la Fundación Prolibertas en Córdoba a través del comedor de los Trinitarios, de programas dirigidos a la población más vulnerable, talleres ocupacionales o visitas culturales que atienden a la persona en su integridad. Eduardo García, director de la Fundación Prolibertas, por su parte, agradeció el apoyo del Ayuntamiento a la labor que desarrollan, que se remonta a 2004, y valoró el incremento de los servicios que prestan desde hace 19 años. Así, recordó que al principio se atendían solo a medio centenar de personas en el comedor, "números que se han quedado desgraciadamente muy antiguos, ya que hoy son muchos más las personas que estamos atendiendo".

Necesidades básicas y algo más

El proyecto conveniado por el Consistorio cordobés persigue la atención socioeducativa a personas sin hogar y la cobertura de necesidades básicas para familias en situación de vulnerabilidad con menores a cargo y su coste asciende a 56.607 euros, de los que 50.000 son de aportación municipal. "En Prolibertas tenemos claro que no solo es importante cubrir las necesidades básicas de las personas, no dar el pez sino enseñar a pescar; en eso estamos comprometidos, aunque a veces no hay caña y hay que buscar el pez directamente", dijo refiriéndose a los duros meses de la pandemia.

Eduardo García explicó que este programa apoyado en los más de 70 voluntarios que trabajan en la entidad va más allá del servicio de comedor, ropero y ducha, y que trata de atender a las personas sin hogar desde dos grandes áreas. Por un lado, la atención social, profesional e individualizada a las personas atendidas en el comedor y centro de día; y un trabajo encaminado a la capacitación de competencias profesionales que faciliten la inserción laboral. Y por otro lado, el programa trata de garantizar la alimentación saludable a través de reparto semanal de comida que faciliten al menos 4 comidas diarias, ropa y calzado a familias (incluidos productos de bebés) a propuesta de los servicios sociales comunitarios. La comida que dan incluye productos frescos como carne, pescado, frutas, verduras y alimentación infantil.

121 familias atendidas

A fecha 31 de octubre del 2022, la Fundación Prolibertas ha atendido ya a 129 familias, que integran 454 personas (203 adultos y 251 niños), y ha llevado a cabo 640 repartos de comida y 54 servicios de ropero. Con respecto al año pasado han disminuido el número de familias atendidas, pero se ha incrementado el tiempo de atención. En el comedor social y en el centro de día se han atendido más de 950 personas, de las que 400 están en seguimiento.

Por otro lado, Prolibertas se ha coordinado con más de 50 recursos de ayuda de la ciudad en temas de empleo, búsqueda de vivienda o recursos sanitarios, y ha mejorado su labor a través de la Red Cohabita. "Para muchas personas es importante nuestro servicio porque es el primer escalón que suben; somos un recurso puente hacia otros más especializados", explica el director. Asimismo se ha observado un incremento de personas inmigrantes entre los usuarios del comedor, sobre todo de América Latina que están en España en asilo o refugio. Hay, también, más exmenores tutelados en situaciones muy vulnerables o de calle. Además Prolibertas ha desarrollado 57 talleres de ocupación promocional, 20 actividades de empoderamiento personal y unas 60 actividades de ocio y culturales, entre otras.

En 2021 se atendieron a 979 personas y ofrecieron 32.875 servicios de comedor (hasta 31 de octubre, 952 personas y 246.408 servicios de comedor).