Kiosco Diario Córdoba

Diario Córdoba

sucesos

Conmoción en Las Moreras por la muerte de una abuela y su nieta en el incendio de su piso

Los vecinos se preguntan qué ha podido pasar en una mañana de calma tensa en el barrio

Vecinos del barrio de las Moreras ante el bloque donde se ha registrado el incendio, en un piso de la tercera planta. Una abuela y su nieta han fallecido. A. J. GONZÁLEZ

Conmoción en Las Moreras por la muerte de una abuela y su nieta en el incendio de su piso. El reloj no marca todavía las 9.30 horas de la mañana y el barrio de las Moreras, en Córdoba capital, se mantiene tranquilo. Mujeres que salen a tomar un café antes de hacer la compra, hombres con el mono de trabajo cogiendo las furgonetas y poco ruido de niños que ya se empeñan en los primeros compases de este último día lectivo de la semana. La mañana del barrio parece transcurrir con total normalidad, pero el runrún carcome a todo aquel que pasa por la calle Músico Antonio de Cabezón, que separa el patio Poeta Luis Rosales del colegio Antonio Gala.

Ese runrún hace echar la cabeza hacia arriba para mirar la planta tercera de uno de los bloques del patio. La negrura alrededor de las ventanas, con los cristales rotos, contrasta con unas zapatillas de un color blanco impoluto colocadas sobre la máquina de un aire acondicionado. "¿Que si la conocía? Claro que la conocía, vivía aquí de toda la vida", responde un vecino de los de cabeza alzada a la pregunta de un periodista. La noticia, este viernes, está en este barrio, en esta calle y en este patio.

"Mi hijo vive justo debajo y tuvieron que salir corriendo, descalzos"

Una mujer de 60 años y una joven de 18 han muerto en el incendio de un piso del citado patio, una abuela y su nieta. Esa calma que parece imperar en el barrio contrasta con la situación vivida en la madrugada de este viernes. El mismo vecino la cuenta: "Llevo aquí desde las 4.30, salían llamas, mi hijo vive justo debajo y tuvieron que salir corriendo, descalzos".

Balcón y terraza de la vivienda afectada por el incendio. A. J. GONZÁLEZ

De momento, se desconocen la causas que originaron el fuego y que han provocado este fatal desenlace. Los vecinos se cuentan, en corrillo, sus teorías. "Habrá sido un brasero, pero a esa hora... y tampoco hace tanto frío", dice uno. "Bueno, a lo mejor se dejaron la estufa encendida, que hay que tener mucho cuidado con eso", relata otra.

Lo que ha pasado lo tendrán que determinar las autoridades competentes, pero los sentimientos, el nudo en el estómago, lo tienen quienes conocían a las fallecidas. Una vecina del bloque abre amable la puerta a los periodistas. Cuenta que sobre las 4.00 o las 4.30 empezó a escuchar mucho ruido, pero se pensó que, quizá, eran los camiones de recogida de la basura. "Me di cuenta de que no era así cuando escuché a la gente gritar", relata.

Puerta de la vivienda donde se ha producido el incendio. A. J. GONZÁLEZ

La planta de la vivienda quemada da cuenta del trabajo de los bomberos, de los efectivos sanitarios y de la Policía Nacional. Un cordón policial acordona la puerta, tras la que se escucha insistentemente un teléfono móvil que nadie puede descolgar. El suelo está lleno de agua negruzca, hay restos del portero automático y guantes esparcidos por aquí y por allí. Una madrugada de ruidos y sirenas que ha precedido a una mañana tranquila, de voces calladas y miradas tristes.

Compartir el artículo

stats