El Grupo Municipal de Podemos Córdoba ha alertado de que el pliego de condiciones para el personal de vigilancia de colegios públicos en la capital cordobesa ha caducado ya, "y a día de hoy no hay uno nuevo", señala la formación morada en un comunicado. De este modo, advierten, hay 11 centros educativos que funcionaban con guardas jurado y que se han quedado sin ellos.

En opinión de Podemos Córdoba, ahora el gobierno de PP y Ciudadanos va a tener que arreglar la situación "deprisa y corriendo, como nos tienen acostumbrados por su pésima gestión de la ciudad", obligándose por ley a cumplir una serie de plazos administrativos que no se pueden saltar de ninguna manera. "Esos centros se quedan sin guardias jurado y sin porteros, pese a que se supone que la contratación privada venía a suplir la de los porteros y porteras que había antes".

"Se trata de una situación muy grave que no va a gustar en absoluto ni a los padres y madres de las ampas ni tampoco a las direcciones de los centros, acostumbradas por obligación a tener que buscarse la vida por sí solas ante la incapacidad y la ineptitud de nuestros gobernantes", indica el grupo municipal morado.

Y, además, es un problema que viene arrastrándose desde que el Partido Popular estaba al frente del gobierno central y sacó adelante la Ley 27/2013, de 27 de diciembre, de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, que limita enormemente la contratación en las administraciones locales y que "ha hecho literalmente polvo y sigue haciéndolo a los ayuntamientos y diputaciones", con un déficit de personal extremado. "Un problema especialmente acucian en el Ayuntamiento de Córdoba, donde se insiste, además, en rebajar impuestos, demostrando que los servicios públicos y esenciales sí se terminan resintiendo con ello y con la gestión chapucera de quienes sólo se limitan a grandes anuncios y fotos, pero sin resultados reales".

Necesidad de personal

Para Podemos Córdoba, el Consistorio cordobés tiene una enorme necesidad de personal, cuando "tendría que ser motor generador de empleo y a su vez atender correctamente unas competencias a las que está obligado por ley". Por contra, se priorizan otras cuestiones sobre los servicios esenciales, de modo que, por ejemplo, los Servicios Sociales se encuentran bajo mínimos, y no es una simple frase hecha, sino una realidad palpable, con lo que se incumplen constantemente con el buen funcionamiento de los servicios municipales en tiempo y forma.

En el caso concreto de la seguridad y vigilancia de los centros escolares llueve sobre mojado porque los guardias jurados son un servicio que vienen a cubrir otro servicio y que se presta de forma deficitaria. Así, los guardias jurados se limitan a estar una hora por la mañana a la entrada y otra hora a la salida, "como solución para cubrir plazas que el Ayuntamiento tiene al descubierto o vacantes de porteros y porteras, que se han convertido en una especie en vías de extinción en Córdoba".

En definitiva, esta pésima gestión solo demuestra que “al alcalde no le importa ni la calidad de la enseñanza ni la dignidad laboral del profesorado, y lo demuestra el hecho de que no valora la importancia de los porteros-conserjes para el funcionamiento de los colegios, sustituyéndolos por guardias jurados y en algunos casos ya ni eso, echando un sobreesfuerzo de trabajo al profesorado que, ya de por si está muy sobrecargado”.