Kiosco Diario Córdoba

Diario Córdoba

SANIDAD

El Reina Sofía implanta una tecnología que permite que un 65% de pacientes haga vida normal tras un ictus

El hospital ha construido ha construido una sala quirúrgica dotada con un angiógrafo biplano, que mejora el diagnóstico y tratamiento de las patologías neurovasculares

Un gran avance contra los ictus

Un gran avance contra los ictus Manuel Murillo

Para ver este vídeo regístrate en Diario Córdoba o inicia sesión si ya estás registrado.

Un gran avance contra los ictus M.J. Raya

El hospital Reina Sofía ha conseguido que más de 200 pacientes presenten menos secuelas y ganen en supervivencia después de haber sufrido diferentes patologías neurovasculares (entre ellas algunas tan prevalentes como el ictus), gracias a la reciente implantación en el centro de una nueva tecnología para el diagnóstico y tratamiento de estas enfermedades durante las 24 horas del día. Dicho avance es una sala quirúrgica híbrida dotada con un nuevo angiógrafo biplano, equipamiento que sustituye y mejora una tecnología anterior y que se ha construido expresamente para destinarlo al diagnóstico y tratamiento de estas patologías.

La nueva prestación está permitiendo que alrededor de un 65% de los pacientes que sufren estos problemas de salud puedan hacer de nuevo una vida más o menos normal, frente a un solo 10% que podía hacerlo antes del uso de esta tecnología, según ha explicado el especialista en Neurorradiología del Reina Sofía Fernando Delgado, responsable de este área de Radiodiagnóstico.

La directora de la Unidad de Radiodiagnóstico y Cáncer de Mama del hospital, Marina Álvarez, junto a la delegada de Salud y Consumo de la Junta, María Jesús Botella, y la directora gerente del Reina Sofía, Valle García, ha expuesto este martes, con motivo de la presentación de este quirófano híbrido, que el Reina Sofía ha construido este año esta sala, gracias a una inversión de 1,5 millones de euros. Álvarez ha destacado que el nuevo espacio se ubica en un espacio próximo a las urgencias de adultos, sala de TC, unidad de ictus y con circuito directo a la unidad de cuidados intensivos (UCI), lo que permite mejorar la coordinación de profesionales y reducir el tiempo de intervención gracias a poder prestar una atención más rápida.

Equipo de profesionales y autoridades, en la nueva sala que ha incorporado la tecnología para tratar y detectar patologías neurovasculares en el hospital Reina Sofía. MANUEL MURILLO

Se reduce el tiempo de intervención

La mayor rapidez a la hora de prestar atención ha sido otro de los aspectos resaltados por el doctor Fernando Delgado, ya que es uno de los factores que permite ganar en supervivencia y reducir las secuelas en los pacientes, teniendo en cuenta que buena parte de los enfermos que requieren del uso de esta tecnología suelen ser personas mayores.

Delgado ha precisado que este equipo está especialmente indicado en el tratamiento mínimamente invasivo de aneurismas, malformaciones cerebrales, tumores muy vascularizados de base de cráneo, también en el abordaje del ictus isquémico o cirugía vascular, entre otras. La mayor parte de los casos que se abordan, un 85% del total, son ictus isquémicos (la sangre no llega al cerebro), otro 14% por ictus hemorrágico y el 1% restante, aneurismas.

¿Cómo se usa esta tecnología?

Para estos procedimientos, a través de una arteria periférica de pierna o brazo, se introduce un catéter que llega a la zona que presenta la afectación, y a través del mismo se porta todo el material necesario para el tratamiento (todo ello guiado por las imágenes obtenidas por el equipo).  Los monitores permiten mejor control, seguridad y precisión. Y con el nuevo equipo se puede ver la imagen en dos planos, lo que aporta una información visual de la morfología de los vasos que se atraviesan para llegar a la lesión y también de la posición del catéter.

Esta nueva función es de gran utilidad porque agiliza el procedimiento al tener más visibilidad y evita que en el desarrollo del mismo se puedan ver afectadas estructuras que no serían visibles sin confrontar el plano lateral con el frontal de manera simultánea.

El ictus, primera causa de mortalidad en la mujer

Este especialista ha subrayado que el ictus es la primera causa de mortalidad en la mujer y la segunda o tercera en el hombre, dependiendo de la zona donde se viva, ya que en Andalucía, el índice de afectación es mayor en Sevilla, Huelva y Cádiz.

Para poder llevar a cabo estos procedimientos es necesario contar con un equipo de profesionales muy cualificado. El hecho de que la Unidad de Neurorradiología del Reina Sofía ofrezca este avance y todos los procedimientos y servicios autorizados por el Servicio Andaluz de Salud (SAS) y la Sociedad Española de Radiología Médica obliga a que los profesionales de este ámbito tengan que dedicar muchas horas, debido a la escasez de expertos en esta especialidad médica, algo a lo que ha hecho referencia Fernando Delgado, instando a que el hospital pueda contar cuando se pueda con más especialistas.

Concretamente, esta unidad es pionera a nivel nacional en el abordaje del ictus en fase aguda; referente para procedimientos vasculares intervencionistas en pacientes adultos y pediátricos de la provincia de Córdoba y también para el tratamiento de pacientes con ictus por vía endovasculares de Córdoba y Jaén.

En 2021 se realizaron más de 1.200 exploraciones por parte de esta unidad, de los que más de 200 pacientes fueron por recanalización endovascular de ictus; a otros 40 se les detectaron aneurismas cerebrales; 15 tenían malformaciones arteriovenosas; 85, estenosis de troncos supraaórticos, entre otras dolencias.

El objetivo es poder contar con un segundo equipo pronto

La directora gerente del Reina Sofía ha avanzado que ya se está preparando la obra para poder contar con un segundo quirófano biplano, pues existe compromiso por parte de la Consejería de Salud de dotar de esta tecnología al hospital cordobés, pero ha precisado que aún no está precisado el cronograma de la inversión.

Compartir el artículo

stats