Kiosco Diario Córdoba

Diario Córdoba

análisis

Atasco en las licencias de Urbanismo: los colegios profesionales piden soluciones

Fuentes se defiende, da datos y recuerda que la coyuntura actual, con la crisis energética, el covid o la inflación no es la misma de hace unos años

Sede de la Gerencia de Urbanismo. CÓRDOBA / ARCHIVO

Hace apenas unos días, el Colegio de Arquitectos de Córdoba denunciaba el atasco en la Gerencia de Urbanismo de Córdoba a la hora de aprobar licencias y ofrecía un convenio para intentar agilizar los trámites, que pasa por habilitar a los profesionales colegiados para emitir ciertos informes. Las críticas de los colegios profesionales a la gestión de la Gerencia apenas se han escuchado durante este mandato, que arrancó, precisamente, con un plan de choque para intentar desatascar un problema enconado desde hace muchos años. ¿Qué visión tienen ahora arquitectos, aparejadores o constructores del trabajo que se hace en Urbanismo?

Arquitectos

El decano del Colegio de Arquitectos, Juan Eusebio Benito, explica que el objetivo de la denuncia planteada hace unos días es que la GMU estudie el convenio que plantea este órgano colegial para intentar desatascar la concesión de licencias y que hizo llegar en febrero. "Todo lo que sea tocar el tema político lo evado", asegura Benito, que cree que la Gerencia ha tardado en responder a la propuesta del convenio, el cual, reconoce, seguramente esté sujeto a modificaciones.

Sobre las palabras del presidente de la GMU, Salvador Fuentes, que alertó de un posible abuso de las declaraciones responsables y la llegada de proyectos pocos preparados, Benito cree que fue una contestación "desafortunada" y entiende que puede haber errores, pero también pide el dato de declaraciones responsables rechazadas por no ser la fórmula idónea.

"Mientras que la Gerencia no cambie a un sistema informático donde telemáticamente se pueda hacer seguimiento, esto difícilmente va a mejorar", opina el decano de los arquitectos cordobeses, que agrega que "cuando planteamos el convenio no es que lo queramos para toda la vida, sino que funcione cuando sea necesario y en el momento en el que estamos, evidentemente, se necesita esa colaboración exterior".

Constructores

El secretario general de Construcor, Francisco Carmona, también opina que los avances en ese asunto han sido más bien escasos. Recuerda que el plan de choque inicial sí tuvo sus frutos, pero desde entonces, añade, la situación no ha mejorado. La solución que proponen los arquitectos también la comparte Construcor, que habla de "entidades urbanísticas certificadoras" que ya funcionan en otros lugares de España.

Acerca del abuso, o no, de las declaraciones responsables, Carmona opina que puede ser "achacable a la demora en la tramitación de las autorizaciones" y coincide con otros expertos consultados en que, quizá, sea un atajo que se tome para intentar que los proyectos puedan salir adelante más rápido en el caso de que finalmente sean aceptadas.

Carmona entiende, además, que la falta de personal o la llegada de grandes proyectos a la Gerencia puede retrasar los trámites ordinarios. Pone como ejemplo la base logística del Ejército y afirma que "es normal que los técnicos que analizan los proyectos se centren en este proyecto de enorme trascendencia. Eso significa que esos técnicos ya no se dedican a su labor ordinaria y tienen que dividirse. Lógicamente, esa mayor dedicación a otras cosas se resiente en el retraso de los proyectos ordinarios".

Aparejadores

El asesor jurídico del Colegio de Aparejadores, Arquitectos Técnicos de Córdoba, Carlos Ramírez de Verger, opina igualmente que los tiempos son excesivamente dilatados en la Gerencia, con unos tres meses para que el proyecto se asigne a un técnico y una licencia que no llega, mínimo, hasta el medio año de solicitarla en el mejor de los casos. Para Ramírez de Verger, en tema de licencias, "la Gerencia está igual que en 2019" y advierte que la situación puede empeorar porque hoy mismo se abre la convocatoria de ayudas a la rehabilitación.

Sobre la calidad de los proyectos que llegan a la Gerencia, el asesor jurídico manifiesta que si han pasado por colegios profesionales ya van con buenos niveles de calidad.

Abogados

Gonzalo Capitán, diputado en la junta de gobierno del Colegio de la Abogacía de Córdoba, resalta lo mismo que sus compañeros e insiste en que "esta situación hace mucho daño al sector y lógicamente a la ciudad, además del coste económico que le supone al promotor". Capitán apunta que los plazos que se manejan ahora "no se pueden asumir" y que los mismos pueden llegar a provocar "la ausencia de iniciativas en el desarrollo de proyectos".

"Habría que darle alguna solución definitiva al problema y que se gestione de otra forma más ágil todo el proceso para acortar el periodo en la concesión de licencias. Si bien Córdoba no es una excepción en este problema, es cierto que existen otros ayuntamientos en que la tramitación es mucho más ágil, por lo que es evidente que el problema tiene solución", concluye Capitán.

Fuentes se defiende y da datos

"El peor dato nuestro es infinitamente menor que antes". Las palabras las pronuncia el presidente de la Gerencia, Salvador Fuentes, que ante lo que los colegios profesionales califican de atasco en la licencias, él habla de fallos informáticos puntuales. Fuentes opina que "nuestra cuenta de resultados es infinitamente más positiva que la suya, con la particularidad de que no generamos inseguridad jurídica ni espantamos a los inversores" y saca pecho de que las grúas sí están ahora en la ciudad y que se han sacado barrios nuevos enteros adelante desde la Gerencia. Reconoce que existen problemas en la administración electrónica o en el registro, pero también recuerda que los proyectos pueden alargarse más de la cuenta por mantenerse a la espera de los informes sectoriales (los que no dependen de Urbanismo, sino de otras entidades como Cultura o Endesa).

Con respecto a la propuesta de convenio que hacen los arquitectos, Fuentes deja claro que se introducirán modificaciones y advierte que modelos similares aplicados en otros municipios no dan los resultados que se esperan.

En su defensa ante las críticas de los colegios profesionales, Urbanismo aporta datos. Esas cifras, a las que ha tenido acceso a este periódico, apuntan que en cuanto a expedientes de licencias para viviendas, en el 2018 se dieron 131 (para 1.030 viviendas), en el 2019 230 (1.863 viviendas), en el 2020 (1.238, fue año covid) fueron 180, en el 2021 174 (para 1.079 viviendas y en el primer semestre de este 2022 han sido 72 (285 viviendas). Con respecto a licencias de obras menores y declaraciones responsables, en 2018 fueron 2.778, en 2019 3.378, en 2020 3.098, en 2021 4.483 y en los primeros seis meses de este ejercicio 2.109.

Fuentes defiende así el trabajo de una Gerencia muy mermada en materia de personal y que, en los últimos años, se ha tenido que enfrentar a una pandemia y en los últimos meses a una crisis de materiales, otra energética o la inflación. Esa coyuntura, incide Fuentes, "la sabe todo el mundo y estamos teniendo mejores resultados" y recuerda la incorporación de administrativos, ingenieros o abogados a Urbanismo.

Compartir el artículo

stats