Los nuevos derroteros del caballo pura raza española parecen que van por el camino del deporte. Y este camino, que ya marcaron ‘Fuego XII’ de Cárdenas, ‘Norte’ de Lovera, ‘Gnidium’ de Azores-Antonio Ruiz, o ‘Invasor’, ‘Distinguido’ y ‘Oleaje’, lo han vuelto a señalar otros dos caballos de una ganadería de Priego, Azores-Antonio Ruiz, junto a otros seis PRE más, en el Campeonato del Mundo de Caballos Jóvenes que se celebró la pasada semana en Ermelo (Países Bajos). Se trata de ‘Charro Azores’ y ‘Corinto Azores’, ambos montados por el jinete cordobés Juan de Dios Ramírez, sobresaliendo ‘Charro’, que con cinco años ha conseguido estar entre los mejores veinte caballos jóvenes del mundo, con una nota media de 78,800% y una valoración de futuro por parte de los jueces, si la planificación a la que está sometido el ejemplar se cumple, que lo pueden de llevar a la élite.

Se trata de una nueva valoración, un concepto actual en el mundo del caballo que le daría más protagonismo a la funcionalidad de los pura raza española, al deporte, sin olvidar la valoración del morfológico, y que necesita de la ayuda de las administraciones deportivas y ganaderas y la Federación Hípica Española para mostrar al mundo los grandes avances conseguidos por los ganaderos de PRE que tienen como meta la alta competición deportiva y que luchan, sin apoyos, por introducirse en un deporte que, aunque creado para los caballos centroeuropeos, está abierto a los ejemplares españoles, según el propietario de ‘Charro’, el ganadero prieguense Antonio Ruiz, deporte en el que están demostrando su importante evolución para competir con otras razas creadas para esta disciplina.

El apoyo de la Administración es fundamental para la preparación de los PRE en la alta competición, para el asesoramiento técnico y para la competición a nivel internacional en las pruebas más importantes, mostrando las cualidades que los caballos españoles poseen para la doma y el nivel que han alcanzado, dejando de ser una anécdota en este tipo de pruebas para pasar a competir de manera organizada y frecuente, según Antonio Ruiz.

A este caminar, que puede parecer heterodoxo, pero con capacidad de abrir nuevos campos a los PRE a nivel internacional, ayuda de manera destacada la participación de jinetes de calidad y con futuro, como el caso de Juan de Dios Ramírez, que, al igual que ‘Charro’ tienen un gran porvenir.

Lo que ‘Charro’ ha demostrado en el Campeonato del Mundo de Caballos Jóvenes es una realidad que está al alcance de las yeguadas de caballos de pura raza española, que pueden codearse con los mejores ejemplares centroeuropeos, siempre que cuenten con una planificación que los haga llegar a los mejores cuadrilongos mundiales.

Éxito cordobés en la final de caballos jóvenes

También la semana pasada se celebró en el Club Dos Lunas, en San Martín del Tesorillo (Cádiz), la final de las Pruebas de Selección de Caballos Jóvenes Pre con la victoria del binomio cordobés formado por ‘Brandy Yet’, ejemplar de yeguada Torrehermosa, ubicada en Santaella, y Fuente Obejuna, montado por Antonio Crespín, en seis años, con una nota media final de 80,600%, este binomio ganó la PSCJ celebrada en esta edición de Cabalcor; además, el jinete cordobés Marcos Márquez se proclamó vencedor en nivel de siete años, montando a ‘Bribón Obatón’, con una porcentual de 71,689%, precisamente fueron los vencedores de concurso nacional de doma clásica de la Feria del Caballo de Córdoba 2022 en su sector.