Kiosco

Diario Córdoba

PROYECTO UCO- EJÉRCITO DE TIERRA

La Universidad de Córdoba pone al servicio de Defensa tecnología de vanguardia

La logística del Ejército de Tierra suma una nueva infraestructura antivuelco para vehículos militares desarrollada por la universidad cordobesa

Presentación de la plataforma antivuelco para vehículos militares desarrollada por la UCO CHENCHO MARTÍNEZ

La Nave Agraria (Unidad Experimental) del Campus de Rabanales ha servido de escenario este lunes para presentar la infraestructura antivuelco de vehículos militares llevada a cabo por la Universidad de Córdoba (UCO). Se trata de un proyecto que se concluyó antes de verano pero que hasta ahora no se ha presentado de manera oficial. Tal y como explica a este periódico Gregorio Blanco - uno de los responsables científicos e investigadores principales del proyecto junto con su compañero Jesús Gil- se trata de un equipamiento científico-técnico consistente en una plataforma de inclinación progresiva que permite calcular el ángulo máximo -y límite- que un vehículo pesado puede alcanzar para evitar su vuelco. Tal y como subraya el experto, la principal característica de esta infraestructura «es su enfoque en vehículos de gran peso». El transporte se dota de una serie de sensores que son los que avisan, de manera acústica y visual a través de un dispositivo con luces, de posibles inestabilidades en el terreno.

Prueba de la plataforma con un vehículo pesado del Ejército de Tierra CHENCHO MARTÍNEZ

A la vanguardia

Este banco de ensayo es la única infraestructura existente en Europa que soporta hasta 40 toneladas. Actualmente en España existen solo dos plataformas de este tipo pero la carga máxima que admiten oscila entre los 25.000 y los 30.000 kilos. Este nuevo mecanismo se presenta completamente sensorizado, lo que permite analizar multitud de parámetros del vehículo o máquina que se incorpore sobre el mismo. Otra de las características que ofrece esta infraestructura, y que la hacen ser la más moderna de su tipo, es su dimensión, con una anchura de hasta cuatro metros -cuando las otras plataformas que hay en el mercado apenas llegan a los tres-. Esto permite que una cosechadora o vehículos blindados de gran envergadura, puedan ser analizados en ella. En el ámbito de la Defensa su aplicación es posible en cualquier vehículo (Off Road) que tenga ruedas y que pese un máximo de 40.000 kilos. En la tarde de este lunes la nueva plataforma antivuelco se probó en un RG-31, un tipo de vehículo de combate de armamento pesado del Ejército de Tierra que alcanza las 17 toneladas. Las posibilidades en el campo militar son muchas, si se tiene en cuenta que, por ejemplo, el nuevo vehículo de combate 8 x 8 tiene un peso cercano a las 40 toneladas. Ángulo de vuelco en estático, centro de gravedad del vehículo y reparto de fuerzas para cada rueda son las capacidades y funciones de este nuevo material desarrollado por la UCO en su compromiso con la Defensa nacional.

En la presentación ha estado presente el rector de la UCO, Manuel Torralbo quien ha subrayado que "la nueva infraestructura está teniendo muy buena repercusión y unos fantásticos resultados", extremo al que se han sumado Fernando Miguel García y García de las Hijas, teniente general del Mando de Apoyo Logístico del Ejército de Tierra (MALE) y el vicerrector de Transformación Digital y Gestión de Datos, Sebastián Ventura.

Compartir el artículo

stats