Kiosco

Diario Córdoba

Lorenzo Amor | Presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos ATA
Lorenzo Amor Presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos ATA

«Muchos autónomos, cuando levantan la persiana, saben que van a palmar dinero»

El presidente de la federación nacional ATA, Lorenzo Amor, en una imagen reciente. CÓRDOBA

Lorenzo Amor (Córdoba, 1965) preside la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) y es vicepresidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE). En una entrevista concedida en los últimos días, avisa de que «vienen curvas» en materia económica y de que el año finalizará con pérdida de empleo en este colectivo de profesionales. ATA es la federación que tiene una mayor representación del sector en España y, preguntado sobre el impulso reciente del Consejo Andaluz del Trabajo Autónomo, su presidente destaca que «tiene que buscar que diseñemos políticas públicas eficaces para fomentar el emprendimiento».

El Consejo de Gobierno aprobó el martes pasado el decreto que regula la composición y el funcionamiento del Consejo Andaluz del Trabajo Autónomo (CATA). ¿Cuáles son ahora los próximos pasos para su creación?

El martes se aprobó un decreto para la creación del Consejo del Trabajo Autónomo y también de un registro de los acuerdos de interés profesional. El primer paso es crear una comisión técnica que tiene que medir la representatividad de las organizaciones de autónomos en Andalucía. A partir de ahí, se puede constituir el consejo, porque, aparte de la Administración autonómica y otros órganos como la Federación Andaluza de Municipios, está constituido por los sindicatos mayoritarios, la Confederación de Empresarios de Andalucía y cuatro vocales en nombre de las organizaciones de autónomos.

Uno de sus objetivos principales será canalizar el derecho de participación institucional del colectivo. ¿Cómo valora ATA el avance?

En los momentos que estamos viviendo, que son de incertidumbre, que llevan a la necesidad de mucho consenso y mucho diálogo en las políticas públicas, tiene que buscar eso, que diseñemos unas políticas públicas que sean eficaces para fomentar el emprendimiento, para la consolidación del trabajo autónomo, el crecimiento empresarial, la digitalización, formación. Por eso es importante que en el seno de ese consejo esté representada la Junta de Andalucía en cada una de sus consejerías.

¿Qué retos más inmediatos tiene el consejo?

Uno de los retos inmediatos es establecer una estrategia del trabajo autónomo para el medio y largo plazo. Es verdad que tenemos que tomar medidas coyunturales ante la situación que estamos viviendo, pero hay que establecer una estrategia a largo plazo donde temas como la formación, la digitalización, las políticas activas de fomento del emprendimiento, el acompañamiento, la seguridad y salud laboral, la conciliación... Todos estos aspectos que afectan diariamente al trabajo autónomo tienen que verse.

¿Ha sido difícil que se escuche a los trabajadores autónomos hasta ahora?

ATA nace en Córdoba en el año 1995 y desde el año 2002 se produce un cambio importante. He negociado con todos los gobiernos de todos los signos y de todas las comunidades autónomas, no han tenido inconveniente en que la voz de los autónomos se escuchara y se ha escuchado. Cuando yo empecé a ser autónomo, en 1987, no existía la maternidad ni la paternidad para los autónomos, ni el riesgo en el embarazo. Se cobraba la baja por enfermedad desde el decimoquinto día, no había derecho a la formación, el accidente de trabajo y la enfermedad profesional no existían para los autónomos, no se podían jubilar anticipadamente y no había prestaciones por cese de actividad, y podía seguir contando. Pero todo eso hoy es una realidad. En el año 2002 empezaron a cambiar las cosas.

¿Por qué cambió la situación en ese ejercicio?

Fue el año que empezó un diálogo constante y fluido, con el Gobierno de José María Aznar. En el 2002 se suprimió el Impuesto sobre Actividades Económicas, se estableció que los autónomos pueden cobrar la baja desde el cuarto día, el derecho a la formación y la posibilidad de cobrar el accidente de trabajo y la enfermedad profesional. En el 2007 se establece el Estatuto del Trabajo Autónomo y muchísimas medidas que han ido viniendo con el tiempo.

La ley andaluza de diciembre del año 2011 de Promoción del Trabajo Autónomo incluía la creación del consejo. ¿Por qué se ha tardado tanto en impulsarlo?

Nosotros venimos reclamándolo desde hace mucho tiempo. Ahora se ha puesto en marcha, además, con consenso. Lo importante es que se haya puesto en marcha. Andalucía será la quinta comunidad que tenga Consejo del Trabajo Autónomo.

¿Qué beneficios aportará el futuro registro de acuerdos de interés profesional de Andalucía?

En estos momentos hay pocos acuerdos de interés profesional en Andalucía, pero cuando entre las organizaciones de autónomos, en representación de los llamados autónomos económicamente dependientes, y las empresas se llega a un acuerdo de interés profesional que afecta a los autónomos económicamente dependientes integrados en esa asociación, es bueno que haya ese registro. Por ejemplo, los repartidores de Donuts y de Bimbo tienen un acuerdo de interés profesional registrado a nivel nacional. No estaría mal que si mañana en la delegación andaluza de esta empresa hubiera un acuerdo de interés específico, tendría que estar registrado ahí.

La afiliación de autónomos ha crecido de forma leve en Córdoba y en Andalucía en el último año. En concreto, esta provincia tiene 53.985 trabajadores por cuenta propia y Andalucía más de medio millón. En Córdoba son el 18% del total de los profesionales registrados y en la comunidad autónoma, el 17%. ¿Se trata de un colectivo fuerte?

El colectivo de los autónomos en Andalucía es fuerte, no solo por lo que representa, sino porque cada día hay más autónomos que, a su vez, generan, al menos, un empleo. Lo que estamos viendo es un crecimiento importante de las mujeres y un crecimiento importante también de los autónomos que generan empleo. Andalucía, en números absolutos, es la comunidad que más ha crecido en el último año, un crecimiento de cinco mil autónomos, que es prácticamente la mitad de lo que ha crecido España. Sí es verdad que llevamos tres meses donde está habiendo una ralentización y estamos viendo incluso que ha habido pérdida de autónomos. En el mes de agosto en España se han perdido 19.500 autónomos.

¿Agosto es un mes tradicionalmente malo para el empleo autónomo o el sector está sufriendo los problemas que afectan a la economía a nivel nacional, como la inflación y la crisis energética?

Agosto es malo, pero la inflación y el incremento de costes pasa una doble factura al autónomo. Primero, como ciudadano, en su casa, y segundo, en su negocio. Tenemos unos incrementos de costes que llevan a que, por ejemplo, muchos autónomos hoy en Córdoba, cuando levantan la persiana, todos los días saben que van a palmar dinero. Es muy triste. El único que está ganando es el Estado, que tiene beneficios caídos del cielo. Hasta julio, ha ingresado 22.000 millones de euros más y se prevé que este año esté cerca de los 40.000 millones de euros lo que va a ingresar de más en impuestos por la inflación.

¿Qué medidas reclama ATA?

Estamos pidiendo que, por ejemplo, para la mayoría de autónomos que tienen todavía el IVA de la luz al 21%, que se baje al 5%, el de la luz y el del gas. También que bajen las retenciones profesionales, estamos actuando como financiera del Estado. Tanto los pagos a cuenta como las retenciones hay que bajarlas. Si el Gobierno quiere que bajen los precios de los alimentos lo tiene muy fácil, ponga, como Alemania en la pandemia, el IVA de los alimentos al 0%.

¿Cuáles son los sectores más perjudicados por la inflación y la crisis energética?

Indudablemente, la industria y el comercio están siendo muy castigados por la inflación, pero también la agricultura, donde los costes se están disparando, la ganadería... En estos momentos, los ciudadanos están mal, pero los autónomos están doblemente mal.

¿Cómo está viviendo el sector las malas previsiones económicas? ¿Se teme que en los próximos meses caiga el empleo?

Este año, a nivel nacional, vamos a terminar con resultado negativo. Va a ser el primero desde el 2013 que haya menos autónomos a final de año que cuando empezó el año. Estamos en un momento de incertidumbre, donde han subido los tipos de interés... Cuando muchos autónomos al levantar la persiana saben que ese día les va a costar el dinero, se puede aguantar un mes, dos o tres, pero llega un momento que no se puede aguantar más. Desgraciadamente, vamos a ver cierres de negocios y momentos delicados. ¿Saldremos adelante? Evidentemente, como hemos salido de la pandemia y de otras crisis. Ahora tenemos que trabajar, sobre todo, por mantener empleo y actividades. Por eso es importante que el Gobierno ponga en marcha medidas fiscales que alivien la carga que están teniendo los autónomos.

¿Medidas como la bajada del IVA a la que ha aludido?

Por ejemplo, la deflactación del IRPF, bajar las retenciones profesionales, bajar los pagos a cuenta... Medidas que permitan tener liquidez a los autónomos. Bajar el IVA de la luz y del gas a todos los consumidores que consuman más de 10 kilovatios.

¿La pérdida de empleo llegará también a la región de Andalucía y a Córdoba?

El momento es complejo y los últimos tres meses no ha habido buenos resultados de empleo, de mantenimiento de empresas ni de autónomos. Vamos a ver. Estamos viviendo una situación que supera nuestras fronteras, pero espero que las políticas que se pongan en marcha sirvan para amortiguar. A Andalucía, a lo mejor, le va a pasar una factura totalmente diferente a la que pueda pasar en España, pero vienen curvas.

El Gobierno de España aprobó en julio pasado un nuevo sistema de cotización basado en los rendimientos netos. ¿Se está caminando en la buena dirección?

Se está caminando en la dirección que están todos los países de Europa. Lo que era una anomalía es que en España existiera el sistema que existía. Era un sistema que perjudicaba al 60% de los autónomos andaluces, porque su rendimiento neto estaba por debajo de lo que establecía la cuota mínima, que era de 294 euros. Con lo cual, dos de cada tres autónomos cordobeses o andaluces va a pagar menos con el nuevo sistema. El 80% de los autónomos andaluces pagará igual o menos, y solo un 20% pagará un poco más. Solo pagarán más con el nuevo sistema en los próximos tres años aquellos autónomos que tengan un rendimiento neto superior a 20.400 euros si es persona física o 25.000 euros si es autónomo societario.

¿Este cambio puede hacer que aflore economía sumergida?

Indudablemente, puede hacer que aflore economía sumergida pero, sobre todo, una cosa muy importante: gran parte de los autónomos que están en los rendimientos netos más bajos a lo sumo cotizan seis meses al año. Hará que muchos, en lugar de estar seis meses, dándose de alta y de baja, coticen de una forma más continuada y eso es bueno para sus prestaciones. Pero, además, se establece una prestación por cese de actividad, para que cuando les vaya mal no solo no paguen cuota, sino que reciban una prestación. Recuerdo, esta prestación la han cobrado un millón y medio, el 50% de los autónomos, en la pandemia. Asimismo, la tarifa plana al final no se suprime y se establece una de 80 euros para los nuevos autónomos, que puede ser hasta dos años. La Junta de Andalucía ya ha anunciado esta semana que el 1 de enero del año 2023 la mayoría de los nuevos autónomos andaluces pagarán cero euros durante dos años.

Parece que las mujeres siguen teniendo un peso menor en el colectivo de los profesionales por cuenta propia, como ocurre en otros grupos.

Las mujeres son menos, pero por cada nuevo autónomo hay cuatro mujeres nuevas. Por eso señalaba que la conciliación, lo que tiene que ver con las ayudas a la maternidad, la reincorporación tras la maternidad, se establece ahora una tarifa plana nueva... Todos estos aspectos es muy importante que se resalten y se pongan en marcha.

Compartir el artículo

stats