Kiosco

Diario Córdoba

Efeméride | Base logística del Ejército de Tierra

El acuerdo de la base logística cumple un año con la vista puesta en el 2028

El siguiente paso más importante será la firma del convenio económico de la Junta | La innovación del plan de La Rinconada estará culminada este mismo otoño

Representantes del Ministerio de Defensa, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento, en el Alcázar, el día que se firmó el convenio. MANUEL MURILLO

Este 17 de septiembre se cumple un año de la firma del acuerdo de la base logística del Ejército de Tierra. El Alcázar de los Reyes Cristianos fue el lugar elegido por el Ayuntamiento de Córdoba, la Junta de Andalucía y el Ministerio de Defensa para rubricar el protocolo general de actuación del que es el proyecto más importante para la ciudad de los próximos años. Desde ese día y hasta ahora, se han ejecutado algunos de los trabajos necesarios para que la macrobase militar, que llevará por nombre General Javier Varela (jefe del estado mayor del Ejército), pueda estar funcionando en el año 2027 y a pleno rendimiento en el 2028.

El mismo día que se firmó este acuerdo también se dio el visto bueno al convenio para la cesión de suelo, por el que el Ayuntamiento de la ciudad y la Junta de Andalucía ponían a disposición de Defensa los suelos ubicados en el polígono de La Rinconada, donde se instalará concretamente la base logística.

Sobre el protocolo general de actuación, se asentaron las bases del proyecto, es decir, la reunificación en Córdoba de 11 de los 12 centros logísticos que el Ejército de Tierra tiene repartidos por toda España. Las cifras, cómo no, son de vértigo. Levantar la base costará 350 millones de euros, de los que Defensa pondrá la mayoría, 245, mientras que la Junta aportará 100 y el Ayuntamiento, 25. Se espera que este centro pionero tecnológico-militar cree más de 1.600 empleos directos y más de 1.000 indirectos.

Los objetivos próximos

La intención de todas las partes es que se pueda empezar a trabajar en La Rinconada el año que viene, toda vez que ya se han ejecutado los estudios geotécnicos necesarios de cara a la urbanización de los terrenos.

Una de las fechas clave señaladas en el calendario es la del 29 de septiembre. Ese jueves está previsto firmar el último convenio de compromiso económico que queda por cerrar, el de la Junta de Andalucía. El Gobierno andaluz, eso sí, ya ha autorizado el gasto de más de 38 millones de euros, a través de la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA), que se destinarán a la urbanización de los terrenos de La Rinconada, teniendo en cuenta que estas labores correrán a cargo de la Junta de Andalucía y el propio Consistorio cordobés. El convenio que se firma el día 29 contempla los 100 millones que pondrá en total el Ejecutivo autonómico encima de la mesa como su aportación para la base. No debe surgir ningún imprevisto en este sentido, ya que, según anunció el propio alcalde de la ciudad, José María Bellido, el convenio estaba prácticamente terminado y lo único que hace falta es firmarlo. Con esta firma se terminaría de desbloquear la financiación de la base.

Ayuntamiento y Defensa ya hicieron lo suyo en su día. En este caso, el Ayuntamiento autorizó un pago único de 25 millones de euros al ministerio de Margarita Robles, mientras que tanto Defensa como la Junta de Andalucía harán el gasto conforme se vayan ejecutando las actuaciones.

Militares en La Rinconada, donde se ubicará la base. A.J. GONZÁLEZ

Urbanización

Las labores de urbanización de los terrenos serán los primeros trabajos que se hagan sobre La Rinconada. En este sentido, ya se ha avanzando a lo largo de este año. La Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) se puso manos a la obra para aprobar la innovación del Plan Parcial de Ordenación (I) Parque Industrial La Rinconada. Este plan parcial afecta a las cerca de 200 hectáreas de terreno de La Rinconada y se basa en el estudio del arquitecto Luis García de Viguera, autor del plan parcial originario, que no llegó a ver la luz. Urbanismo ha adaptado dicho plan a las necesidades actuales y lo ha preparado para que pueda dar cabida a cualquier tipo de empresa. La innovación ya se aprobó el pasado 27 de julio y salió a información pública el 9 de agosto. Ese periodo de información pública ha concluido y se han presentado una serie de alegaciones. Por ejemplo, el Consejo del Movimiento Ciudadano (CMC) ha pedido, entre otras cosas, que se procure que el cercanías llegue hasta la base.

Bellido ya ha señalado que dichas alegaciones, como es lógico, tendrán respuesta, pero también ha dejado claro que se hará de «forma paralela» a medida que avance el proyecto de innovación. Por lo tanto, es muy factible que se cumplan los plazos que se marcó Urbanismo cuando se inició el proyecto y que pasan por tener el plan parcial listo en otoño de este año. No está de más recordar que tener este plan es condición sine qua non para ponerse a trabajar. De forma paralela, Urbanismo también trabaja en una serie de informes que habrá que presentar ante diferentes organismos y administraciones para trabajar en el terreno y donde entran en juego desde la Junta de Andalucía hasta empresas municipales como Emacsa, Parques y Jardines o la Unidad de Carreteras del Estado (dado que se modifica el enlace con la A-4 o autovía del Sur).

Una vez se tengan todos los papeles en regla, Ayuntamiento y Junta podrán ponerse a trabajar en las labores de Urbanización. Lo primero que se hará será cerrar perimetralmente el espacio donde irá la base (cuesta cuatro millones de euros, la obra tiene una duración de seis meses y se espera que esté concluida para diciembre del año que viene); después vendrá la urbanización de la base propiamente dicha (cuesta 19 millones y se tardará en ejecutarla 18 meses) y luego habrá que redactar el proyecto (costará cuatro millones y se espera que esté redactado para octubre del 2024).

Por lo tanto, las obras de la macrobase militar propiamente dichas deberían empezar, si todo sigue su cauce, en el año 2025, con el objetivo de empezar a funcionar en el 2027 y estar 100% operativo en el 2028.

Con respecto al citado plan parcial, afecta a 200 hectáreas, de las cuales 55 se dedicarán a la creación de un parque empresarial y logístico justo al lado de la base. Dispondrán de más de 70 parcelas de entre 3.000 y 20.000 metros cuadrados que podrán albergar tanto empresas dedicadas a la logística como cualquier actividad propia de un polígono industrial.

El camino hasta llegar aquí

Un proyecto como el de la base logística no es rápido de ejecutar. El 4 de febrero del 2021 el Ministerio de Defensa anunció que Córdoba era la elegida para implantar un hub militar 4.0. Un año después, ya se habían sentado las bases financieras, urbanísticas y políticas para la puesta en marcha de la iniciativa. Solo conseguir ser sede de la base logística del Ejército ya fue un éxito y para ello bastó un documento de 94 páginas y una hora y media de exposición para que Defensa se decantara por Córdoba. El ministerio ha defendido en más de una ocasión su elección y el proyecto presentado por Córdoba ya dejaba claras las bondades de la capital para ser sede de la base. Nudo estratégico de comunicaciones, nodo logístico nacional e internacional, cercanía de los polos industriales, empresas tecnológicas y la investigación son solo algunas de las características que posicionaron a la ciudad por encima de sus rivales.

Ahora, más de un año y medio después de la decisión de Defensa, todo parece encauzado y el gran proyecto de la ciudad tiene grandes visos de convertirse en una realidad. Pero ojo, no hay que confiarse. Si bien las administraciones, y también la sociedad civil, van de la mano con la iniciativa, el actual clima económico que atraviesa el país puede poner las cosas complicadas. De momento, Defensa ya ha dejado claro que los precios de los contratos deberán someterse a revisión, teniendo en cuenta la inflación actual. Parece quedar descartado otro fenómeno importantísimo que se da en la actualidad, la guerra de Ucrania. Lo único que puede condicionar el conflicto, reconoció en su día el alcalde, es la agenda de la ministra Margarita Robles, pero no el proyecto en sí.

Así será el complejo militar

La base logística del Ejército de Tierra contará con varios edificios situados en La Rinconada, junto a la A-4 y a 18 kilómetros de la capital. Tendrá un centro de abastecimiento de 45.000 metros cuadrados que podrá dar cabida a 150 personas y un centro de mantenimiento de 100.000 metros cuadrados para 850 personas.

La macrobase también contará con una pista de pruebas de 800 metros y una galería de tiro de 200 metros. Entre sus edificios también sobresale un centro de diagnóstico ITV, un espacio de almacenamiento recuperable, un centro de gestión de residuos y un helipuerto. Asimismo, la base tendrá una escuela infantil, instalaciones deportivas, alojamientos y el cuartel general.

El objetivo último de este ‘hub’ tecnológico-militar será el apoyo logístico en su escalón más elevado en las funciones de abastecimiento (suministro) y mantenimiento (sostenimiento) de todos los sistemas de armas terrestres. 

Entre sus conexiones están la línea de ferrocarril Madrid-Cádiz, la autovía Madrid-Sevilla (A-4), la Nacional IV y la carretera CV-263.

Compartir el artículo

stats