Kiosco

Diario Córdoba

ENTREVISTA José Luis González Castro Presidente de la Asociación-Hermandad de Donantes de Sangre de Córdoba

«Donar sangre es una acción que no duele y que ayuda a salvar vidas»

José Luis González Castro, cerca del Centro de Transfusión, Tejidos y Células de Córdoba. A.J. GONZÁLEZ

El cordobés José Luis González Castro fue ratificado el pasado mes de junio como nuevo presidente para los próximos cuatro años de la Asociación-Hermandad de Donantes de Sangre de Córdoba, entidad de la que también ha sido vicepresidente. Aunque ya no puede donar sangre, por haber superado la edad máxima permitida (65 años), José Luis González posee el título de donante centenario (127 donaciones en total), y siempre ha sido una persona comprometida con este gesto solidario.

¿Por qué decidió involucrarse con la Asociación-Hermandad de Donantes de Sangre?

Cuando era muy joven y trabajaba en Cenemesa (la antigua Westinghouse) muchas veces, cuando hacía falta sangre en la residencia Teniente Coronel Noreña, nos avisaban a trabajadores e íbamos a donar. Ya entonces tomé conciencia de la importancia de donar sangre, y durante las últimas décadas, en distintas responsabilidades he intentado trasladar esta necesidad a la población. Cuando se fundó la Asociación-Hermandad de Donantes de Sangre en Córdoba, en 1974, me vinculé a la misma, por mediación de José María Muñoz Nieto, y sobre todo, cuando empecé a trabajar como delegado de zona de Sevillana en Palma del Río. Inicialmente entré como vocal de la federación andaluza y dos años después me propusieron para secretario general de la federación. Posteriormente, fui presidente de la Federación Andaluza de Donantes de Sangre entre los años 2009 y 2018 y durante ese tiempo también he estado de vicepresidente de la hermandad de Córdoba.

¿Qué labor realiza la hermandad de donantes de sangre?

Desde su fundación, la hermandad ha tratado de concienciar a la población de la necesidad de donar sangre para ayudar a salvar miles de vidas a diario. Para ello, contamos con la colaboración de nuestros delegados en distintos municipios y otros voluntarios. Hasta la pandemia del coronavirus íbamos apoyando con megafonía y con dos vehículos las distintas colectas que el Centro de Transfusión, Tejidos y Células de Córdoba (CTTC) realiza fuera de su sede por toda la provincia. El Ayuntamiento de Córdoba nos acaba de conceder una ayuda para el mantenimiento de estos coches. La megafonía siempre ha funcionado porque avisa a los vecinos de la llegada de un equipo móvil para donar sangre a un núcleo de población o barrio y les anima a acudir al punto de donación.

¿Son las redes sociales un aliado para conseguir donantes?

Sí. Últimamente estamos haciendo mucho uso de las redes sociales para instar a la ciudadanía a que acuda a donar sangre en las colectas programadas por el Centro de Transfusión. Córdoba ha sido siempre la envidia de España por el buen funcionamiento del Centro de Transfusión y su implicación para encontrar el donante que se requiera para cada necesidad, no solo de sangre, sino también de plasma o plaquetas. Por otro lado, cuando el Centro de Transfusión nos lo demanda lo apoyamos en las campañas de donación que realiza y en las charlas informativas que ofrece en colegios, institutos y otros espacios, con el objetivo de captar nuevos donantes.

Aunque la Asociación-Hermandad de Donantes de Sangre no tiene matiz religioso, ¿anima a hermandades y cofradías de Córdoba a que donen sangre?

Sí. Nuestra hermandad tiene esta denominación porque nació aún en el periodo franquista, en el que a las asociaciones se las llamaba hermandades. Nos congratula que las hermandades y cofradías de Semana Santa, y otros colectivos, estén muy implicadas con la donación de sangre y de órganos y me consta que cada vez más entre sus integrantes se hacen iniciativas para concienciar sobre la importancia de donar.

¿Son los cordobeses generosos en donación de sangre?

Siempre lo han sido. Córdoba y Granada son las provincias más solidarias de Andalucía en donación de sangre. Pero ocurre que, a medida que la población envejece, el índice de donación baja y se necesita encontrar a donantes jóvenes que donen durante muchos años, como lo han hecho sus generaciones anteriores. El Centro de Transfusión programa sus colectas con el objetivo de poder contar con las suficientes reservas a diario, ya que hay componentes, como es el caso de las plaquetas, que tienen solo cinco días de vida, y hay que tener disponibilidad de las mismas cuando hacen falta.

Por curiosidad, ¿de qué grupo sanguíneo es?

Soy cero positivo. Empecé a donar no porque lo necesitara nadie de mi entorno, sino, como he señalado, porque vi que era muy necesario. Hasta que cumplí 65 años estuve donando sangre cada 4 meses, que es lo permitido en hombres, y cada tres meses en el caso de la mujer.

¿Qué grupo sanguíneo suele ser el más solicitado?

El cero negativo, porque es el donante universal. Su sangre es compatible con todos los grupos sanguíneos, pero quien tenga este grupo y lo necesite solo puede recibir sangre de otro 0 negativo.

¿Qué diría a esas personas, aparentemente sanas, que alegan motivos muy diversos para no donar sangre?

Pues que se animen a donar sangre y que no tengan miedo. Donar sangre es una acción que no duele y que ayuda a salvar muchas vidas. Aunque donar apenas lleva tiempo, no es estrictamente necesario donar todas las veces al año que está permitido si no se tiene tiempo, pero al menos todas las que le sea posible a la persona porque cada bolsa cuenta. Alrededor de un 40% de los usos de las reservas de sangre se destina al tratamiento de pacientes con distintos cánceres y enfermedades de la sangre. Algunos de estos enfermos, además, requerirán componentes específicos como plaquetas o plasma. La ciencia ha ayudado mucho a racionalizar el uso de las donaciones de sangre y las cirugías y trasplantes cada vez emplean menos reservas. Hay personas que a veces presentan una falta de hierro, pero a lo mejor pueden ser compatibles para donar plasma, porque con este tipo de donación los glóbulos rojos se le devuelven a su organismo.

¿La pandemia de covid ha influido en que menos población acuda a donar?

Durante los primeros meses del covid bajaron algo las donaciones, por las restricciones que había, pero ya se está recuperando la normalidad y esperamos que pronto Córdoba vuelva a aproximarse a la tasa de 42 donaciones de sangre por cada mil habitantes que tuvo en la época prepandemia.

¿Se podrá fabricar algún día sangre artificial?

Me temo que ese logro está aún muy lejos de conseguirse. Por eso, solo vale que siga habiendo personas solidarias.

Compartir el artículo

stats