Kiosco Diario Córdoba

Diario Córdoba

los efectos de la sequía

Alarma en los embalses cordobeses

La situación más preocupante se da en el de Sierra Boyera, donde se supera por poco el 11%, y en el de La Breña, al 12,2% | Los pantanos de la provincia se encuentran apenas al 17,1% de su capacidad, la cifra más baja del presente siglo

42

Situación en el que se encuentra actualmente el pantano de La Breña A.J. GONZÁLEZ

Los recursos hídricos de la provincia de Córdoba están en una situación de extrema gravedad. Así lo ponen de relieve los datos actualizados de los embalses cordobeses, que se encuentran, a fecha de 28 de agosto, y a pocos días de concluir el año agrícola, a un 17,1% de su capacidad, según la información de la Confederación Hidrológica del Guadalquivir (CHG). Los pantanos de la provincia, con capacidad para almacenar 3.411,9 hectómetros cúbicos de agua, están ahora en un volumen de 583,5. Es, echando un vistazo al histórico de datos, la peor situación hídrica de lo que va de siglo XXI y para encontrar un escenario aún más desfavorable habría que irse hasta la gran sequía de principios de los años 90 del pasado siglo.

Sin embargo, no hay que viajar muy atrás para cerciorarse de la complicada situación que atraviesan ahora los recursos hídricos de la provincia. En apenas una década, el agua almacenada en los embalses de la provincia ha caído más de un 80%, si se tiene en cuenta que a finales de agosto del 2013 los embalses cordobeses estaban al 86,26%, mientras que ahora sobrepasan por poco el 17%.

La raíz del problema está en las bajas precipitaciones que se están registrando desde hace años, sobre todo desde el 2015 y con la salvedad del 2018, cuando la reserva hídrica remontó gracias a las lluvias de ese año. Lo transcurrido de este ejercicio actual ha sido seco, según la calificación que establece la Agencia de Estatal de Meteorología (Aemet) y que significa, básicamente, que ha llovido menos de lo normal, algo que ha ocurrido en toda la provincia. A la falta de lluvias habría que sumarle las altas temperaturas.

Los pantanos

Si se analiza la situación por embalses, la peor parte se la lleva el de Sierra Boyera, que aporta el suministro a las comarcas del Guadiato y Los Pedroches y que se encuentra al 11,27% de su capacidad total. En la zona están muy pendientes de que comiencen las obras que llevarán agua desde la presa de La Colada hasta este embalse, ya que el norte de la provincia ha sido la comarca que más ha sufrido los efectos de la sequía.

El siguiente pantano con los niveles más bajos de agua es el de La Breña, que está al 12,17%, con 100,201 hectómetros cúbicos de agua disponibles dentro de una capacidad que supera los 800. También es complicada la situación en el pantano de El Arenoso, que está al 13,89% de su capacidad, mientras que en el de Puente Nuevo se supera por poco el 15%.

En el caso del pantano de Iznájar, el más grande de Andalucía, con capacidad para almacenar más de 981 hectómetros cúbicos, ahora mismo tiene poco más de 164, por lo que se encuentra a un 16,75% de su capacidad, casi el mismo porcentaje que registra el del Bembézar.

La situación es diferente en el embalse del Guadalmellato, que es el que surte de agua a toda Córdoba capital. Este pantano está ahora al 41,29% de su capacidad, asegurándose el suministro, según han incidido en más de una ocasión desde Emacsa, para al menos dos años y medio. Esto no quiere decir que la situación sea la ideal, y también desde la empresa municipal de aguas han solicitado en varias ocasiones que se haga un consumo responsable del agua. La situación en el Guadalmellato es de prealerta y llegaría a niveles de alerta si baja de los 53 hectómetros cúbicos disponibles.

Cierre del año agrícola

A punto de cerrar el año agrícola, el sector ya ha anunciado las pérdidas que se han registrado y las que se vaticinan de continuar así esta problemática. En plena recolección de la uva Pedro Ximénez, el sector baraja cerrar la vendimia 2022 con unos 24 millones de kilos, lo que convertiría a esta campaña en la más escasa de las últimas dos décadas. Ocurrirá algo muy parecido, según las previsiones de Asaja, en el caso de la aceituna. Según la asociación, la sequía que asola la provincia podría reducir la cosecha de aceituna de esta temporada a, nada más y nada menos, que la mitad. 

Compartir el artículo

stats