Kiosco Diario Córdoba

Diario Córdoba

REPORTAJE

Trabajos de temporada

Las piscinas, los cines de verano o el sector de la hostelería son algunos de los principales generadores de empleo en el periodo estival

En la taquilla | Ángel Oliván trabaja como taquillero en el cine de verano. A.J. GONZÁLEZ

Un gran número de cordobeses aprovechan el verano para trabajar en los negocios de temporada, como piscinas o cines de verano, o en el sector de la hostelería, ya sea abandonando el sector que les ocupa el resto del año o, como muchos estudiantes, para aprovechar las vacaciones y generar los ingresos que necesitan durante el curso.

Este último es el caso de Enrique Pulido, estudiante en Córdoba del ciclo superior de Integración Social, que está trabajando de camarero en Menorca durante el verano. Pulido explica que trabaja en verano «para poder seguir pagando mis estudios y el piso en el que estoy alojado», y que es una práctica habitual para él todos los veranos, ya sea en el sector de la hostelería o de mozo de almacén, «en distribución, reparto y colocación de pedidos», comenta.

Helados | Fernando Navarro prepara un helado tras el mostrador. CÓRDOBA

Pulido explica que su decisión de irse a Menorca a trabajar durante estos meses está motivada por las malas condiciones laborales que ha encontrado en Andalucía, y asegura que «no he venido aquí por gusto, sino por necesidad, es el único lugar donde he encontrado unas buenas condiciones, con las que, aunque trabajes 48 horas semanales, te pagan un buen sueldo». «Me he topado desde lugares donde no te dan de alta en la seguridad social hasta donde el único contrato que hay es oral, con horarios de 12 o 13 horas seguidas y a 5 o 6 euros la hora», denuncia, y añade que son muchos los andaluces que van a las islas en verano, «de Córdoba y Sevilla especialmente».

Un empleo casi exclusivo del periodo estival es el de socorrista. Iván Reifs, que ha sido socorrista durante el mes de julio en La Carlota y que trabaja el resto del año en la hostelería y como monitor, comenta que ha estado trabajando de socorrista «por probar algo nuevo y cambiar la rutina», y añade que este «es un trabajo muy temporal, para un verano en el que necesites o quieras trabajar». Reifs indica que en agosto no ha seguido en su puesto de socorrista «porque es un trabajo muy duro, en el que tienes que estar todo el rato en alerta, aunque no pase nada».

Camarero | Enrique Pulido, estudiante, trabaja este verano en Menorca. CÓRDOBA

Eduardo José Baena, que lleva dos años ejerciendo como socorrista de la piscina municipal situada en la calle Marbella, coincide en que es un trabajo agotador. «Es cierto que son muchas horas, y aunque estés debajo de una sombrilla el calor afecta», comenta, aunque asegura que es un trabajo que le gusta, «porque puedes ayudar a los demás a que se lo pasen bien y no les pase nada».

Baena explica que otros veranos también ha trabajado como limpiador en el Ayuntamiento y que trabaja como socorrista «porque me hacía falta el trabajo, ya que el resto de año vivo con lo que gano como jugador de fútbol en el Atlético Espeleño, y aquí las condiciones son buenas, y las horas que echas las pagan».

Junto a piscinas y bares, otro de los iconos del verano cordobés son los cines de verano, donde Ángel Oliván es taquillero, con la intención de generar un ingreso extra durante el verano. Oliván, que se ha incorporado a este oficio este verano, comenta que desde que supo que buscaban trabajadores se mostró entusiasmado, «porque de pequeño iba mucho a los cines de verano y me encantaban», y que le apasiona trabajar de cara al público. «Lo que más me gusta es cuando tratas con educación a un cliente y este te responde con buena cara y educación», asegura Oliván.

Piscinas | Eduardo José Baena es socorrista. CÓRDOBA

También en estos cines trabaja como proyeccionista José Cuadrado, que lleva en este empleo toda una vida. «Yo heredé este trabajo de mi padre, que también era proyeccionista», comenta, «yo subía con él al proyector y me gustaba». Desde entonces ha llevado a cabo esta labor, imprescindible en los cines, durante 20 años, 14 en cines de verano.

El resto del año, Cuadrado explica que va «saltando de trabajo temporal en trabajo temporal, y ampliando su formación profesional», ya que, debido a la digitalización, «llevo desde el 2010 sin trabajar en multicines, puesto que ha dejado de ser un trabajo manual a utilizarse archivos informáticos». «Es un trabajo que se está perdiendo, ahora se utilizan programas digitales que se pueden manejar desde un ordenador», añade.

José Cuadrado es proyeccionista en el cine Fuenseca. CHENCHO MARTÍNEZ

Cambios en las heladerías

Diferente es el caso de las heladerías, que, si bien hace unos años era un negocio de temporada, el aumento en el consumo de helados ha provocado que actualmente abran durante todo el año o gran parte de este. José Castilla, gerente de la heladería Antiu Xixona Córdoba, explica que la plantilla «es prácticamente la misma durante todo el año». Castilla empezó a trabajar en el sector de los helados cuando aún era menor de edad y asegura que desde entonces «no he salido de ahí, llevo desde los 15 en el negocio de las heladerías, siempre a tiempo completo».

Asimismo, Helados Navarro también se ha unido a esta tendencia. Su gerente, Fernando Navarro, explica que abren casi todo el año, salvo en invierno «cuando el mal tiempo aprieta demasiado», indica. «Desde 1942 que la inauguró mi abuelo hasta hace 4 o 5 años abríamos de marzo a septiembre», añade, «siempre ha sido un negocio de temporada». Navarro comenta que el cambio se produjo porque los clientes «cada vez consumen más en invierno», además de que han ido incluyendo otros productos, como licores o refrescos. Preguntado por si amplían la plantilla durante los meses de mayor demanda, asegura que «durante todo el año somos los mismos, yo y un chico que me echa una mano».

Compartir el artículo

stats