Kiosco

Diario Córdoba

PROCESIÓN

La popular Virgen del Tránsito llega a la Catedral en su esperada procesión

La imagen ha vuelto a a las calles tras dos años de ausencia por la pandemia

33

La Virgen del Tránsito llega a la Catedral en su esperada procesión FRANCISCO GONZÁLEZ

Este año sí. Este año la Virgen del Tránsito se ha vuelto a reencontrar con los vecinos del barrio del Alcázar Viejo, vecinos que tras dos años sin contemplarla en las calles esperaban expectantes verla lucir en la dorada urna que cobija a la reina del barrio, la Virgen del Tránsito o la de Acá como cariñosamente le llama su gente. Una urna que este año ha salido totalmente restaurada, un estreno previsto para el año 2021 que la pandemia impidió verlo por las calles.

Como cada 15 de agosto la festividad de la Asunción de la Virgen María se celebra en Córdoba con esta procesión que recuerda la Dormición de la Virgen a través de la hermosa talla venerada en la parroquia de Nuestra Señora de la Paz (San Basilio) atribuida al escultor cordobés Alonso Gómez de Sandoval.

Puntualmente la Cruz de guía de la antigua hermandad se puso en la calle con un nutrido cortejo formado por hermanos de la corporación, así como distintas representaciones de las hermandades de Gloria de la ciudad, además de la vecina hermandad de Pasión y representantes de la Agrupación de Cofradías.

Mientras el cortejo abandonaba su sede canónica, poco a poco el paso de la Virgen quedaba enmarcado en la puerta lateral del templo, el inconfundible perfume a nardos un año más anunciaba que el paso estaba ya cerca de reencontrarse con su barrio. La banda de música Tubamirum de Cañete de las Torres puso los sones musicales a este quince de agosto donde volvió a acompañar a la imagen de la Virgen del Tránsito con un escogido repertorio musical donde se estrenó la marcha “Tránsito, flor de nácar”. Así, con marchas alegres la Virgen fue cruzando el popular barrio de San Basilio en dirección a la Catedral donde llegó en poco más de una hora.

A los sones de la marcha “El Corpus” el paso de la Virgen cruzó el Patio de los Naranjos en dirección a la Puerta de las Palmas por donde ingresó en el interior del primer templo de la diócesis. Allí tuvo lugar un breve acto en honor a la Virgen que concluyó con el rezo de la Salve. Mientras en el Patio de los Naranjos todo era expectación, fueron muchos los fieles devotos y curiosos que se agolparon en el patio principal de la Catedral para esperar la salida de la Virgen.

Una salida que no se hizo esperar demasiado, pasadas las nueve y media de la noche el cortejo hacia de nuevo su salida, poco después la banda de Tubamirum volvió a entonar la Marcha Real y a continuación la marcha “Hosanna in excelsis” con la que la Virgen fue cruzando el patio a un ritmo pausado, cargado de gran solemnidad.

Así comenzaba la vuelta de la procesión a su casa, a su barrio, un barrio que la esperaba para revivir la estampa de todos los 15 de agosto cuando su Virgen regresa. Una vez allí se sucedieron los vivas a la Virgen y alguna que otra petalada cayó de los balcones en honor y gloria de la Reina del barrio, la flor de San Basilio, la Virgen del Tránsito que este año, tras dos de ausencia , ha vuelto a estar en las calles de la ciudad.

Compartir el artículo

stats