Kiosco

Diario Córdoba

PSIQUIATRÍA PERINATAL

Un 15% de las mujeres en Córdoba padecen depresión en el embarazo

El hospital San Juan de Dios dispone desde este verano de una consulta específica | «Nadie espera que una mujer en estado esté triste», afirma la psiquiatra Carmona

Una de cada cinco embarazadas va a sufrir ansiedad en algún momento del periodo que va desde la gestación hasta el posparto. A.J. González

«Casi nadie espera que una mujer en estado esté triste», asegura la psiquiatra y especialista en psiquiatría perinatal, Raquel Carmona Jurado. Sin embargo, es más frecuente de lo que se piensa que durante el embarazo aparezcan síntomas de que se está padeciendo una depresión como la ansiedad, el ánimo bajo y el insomnio. Un 15% de las mujeres embarazadas en Córdoba padecen depresión en el embarazo y algo más del 14% en el posparto, junto con que una de cada cinco va a sufrir ansiedad en algún momento del periodo que va desde la gestación hasta el posparto, apunta Raquel Carmona.

Como ejemplo de un síntoma que no se suele tener en cuenta pone los trastornos del sueño, ya que un 97% de las embarazadas comenta que duerme mal y lo justifica por dolores de espalda o molestias por la barriga. Sin embargo, en su opinión, debería de consultar a su ginecólogo y ver qué subyace. cual es el motivo por el que duerme mal. «Se había considerado que la maternidad era un estado protector para que las mujeres no padecieran trastornos mentales graves. Ahora se sabe que este concepto es erróneo. La depresión materna no se puede minimizar, ya que el suicidio es la primera causa de muerte materna en el primer año tras el parto», explica la psiquiatra.

Los factores de riesgo más frecuentes de padecer una depresión estando embarazada son haber sufrido esta enfermedad con anterioridad, tener un soporte social escaso, un embarazo no buscado, que el bebé pueda presentar alguna enfermedad o problemas de violencia de género.

La psiquiatra Raquel Carmona posa en la fachada del hospital San Juan de Dios. A.J. González

Desde el pasado mes de junio, el hospital San Juan de Dios dispone de una consulta de psiquiatría perinatal, que atiende la doctora Raquel Carmona durante un día a la semana y que trata y da seguimiento a 20 pacientes. En esta consulta se abordan los trastornos mentales perinatales desde que una mujer se queda embarazada hasta un año después del parto. Además también se tratan los estados emocionales que pueden aparecer si se trata de una reproducción asistida y el duelo por la pérdida del bebé, junto con la atención al padre.

«Lo he pasado muy mal -dice una paciente-. Hay momentos en los que estás desbordada»

decoration

«La tristeza por haber perdido un bebé es natural. Hay que acompañarla y escucharla con mucho respeto y atención que vaya contando su historia y se trabaja su dificultad para adaptarse a la vida sin su bebé. Las madres salen adelante, porque la adaptación de una madre a una circunstancia adversa es impresionante», asegura desde su experiencia profesional, puesto que desde el año 2014 también atiende una consulta de psiquiatría perinatal en el área sanitaria norte en Pozoblanco.

Califica como de «muy grave» la depresión posparto, que «sí, es más visible en la sociedad que la del embarazo», y que aparece en las primeras semanas de haber dado a luz. Los tratamientos para estas patologías incluyen, a veces, cuando son necesarios, medicamentos que son «compatibles tanto con el embarazo como con la salud del bebé incluso si se le da el pecho».

«Ha sido muy duro»

Esta madre, que tiene un bebé de diez meses, fue paciente de la doctora Raquel Carmona por depresión durante su embarazo. Por circunstancias personales prefiere no identificarse, pero sí quiere contar su experiencia, porque ante situaciones tan duras como las que pasó la atención médica que recibió fue «de mucha ayuda y aliento. Me sentí muy querida, apoyada y entendida. Me han ayudado muchísimo». Piensa que el factor que desencadenó la depresión fue que su pareja no apoyó su embarazo y que ella decidió seguir para delante con la gestación. «Lo he pasado muy mal, ha sido muy duro. Hay momentos en los que no sabes ni cómo estás y que te sientes desbordada con el ánimo muy bajo».

Ella acudió a su médico de Atención Primaria, que la derivó a Salud mental del Sector Sur y allí la derivaron al programa de psiquiatría perinatal en Pozoblanco. «Me han ayudado muchísimo, me dió la vida», insiste y apunta que cuando estás con una depresión puedes contárselo a tu madre, pero «lo que realmente necesitas es ayuda profesional para salir».

Su embarazo fue de riesgo por diversas dolencias físicas, sin embargo ella recuerda que «lo peor fue tener el ánimo tan bajo». Al final del embarazo, las tres últimas semanas tuvo que tomar medicación «muy suave, apta para embarazadas. Intenté retrasar el tratamiento con fármacos lo más posible, pero con dos hernias en la espalda, el calor, 30 kilos de más y el ánimo no muy alto....»

Fue nacer el bebé en un «parto buenísimo» y «resucité, dar a luz me dio la vida. Soy feliz desde que tengo a mi niña». Ella no sufrió depresión posparto, sin embargo fue atendida en la consulta durante tres meses más después de dar a luz, porque «un embarazo no son nueve meses, sino un año». Considera que debería de haber más atención psiquiátrica perinatal, porque «un soporte como el que yo tuve es fundamental. Te ayudan de verdad y te dan más aliento del que necesitas»

Compartir el artículo

stats