Kiosco

Diario Córdoba

Vacaciones

Los viajes, por las nubes

Los precios de los itinerarios a través de agencias aumentan hasta un 40% en medio de la inflación | Los vuelos cancelados este verano afectan también a los cordobeses

Una comercial de la agencia de viajes Palmasur atiende y asesora a un cliente. A.J. GONZÁLEZ

Este verano, en Córdoba existen dos tipos de viajeros: "El que no llega ni a dos noches y al que le da igual". Este último se va y se entrega a unas ansiadas vacaciones, motivado, entre otras cosas, por dos años de encierro debido a la pandemia. Entonces, dice: "Me voy como sea". En esta descripción que Esperanza, de Espalia Viajes, hace del cordobés se cruzan dos circunstancias. Por un lado, la dura experiencia de los confinamientos. Y, por otro, las consecuencias de una inflación que lleva a esta comercial a afirmar que los viajes "nunca han estado tan caros". En una palabra: "Brutal". 

Lo mismo que la pandemia puede servir de impulso para algunos, la posterior subida de los precios es una traba para otros. Y ese incremento se nota tanto en el transporte como en el alojamiento. Ni que decir de los paquetes combinados. "Se nota mucho", asegura Esperanza. Tanto que, respecto al 2019, cifra ese aumento en un 40% para la misma semana y con los mismos lugares de destino. Desde la agencia de viajes Palmasur, subrayan esa estimación e, incluso, elevan al 50% la variación. Es decir que, de un año a otro, el mismo viaje sería bastante más caro. Traducido a euros, Rocío, de Viajes Fátima, habla de itinerarios de viajes cuyo coste es superior por 600 o 700 euros

A pesar de ese notable incremento de los precios al que apuntan desde las agencias de viajes cordobesas, "la gente está saliendo mucho". Rocío percibe que este verano está siendo "más fuerte que otros". Si ya de por sí eso supone un plus de trabajo para los profesionales de las agencias -aunque en este caso de buen recibo-, la cosa se complica cuando los planes se vienen abajo y la organización del viaje tambalea del lado que se escapa a su control. Porque sí, la cancelación y el retraso de vuelos también está afectando a los cordobeses

Vuelos cancelados 

La cancelación y el retraso de vuelos este verano, por sonadas huelgas de tripulantes como las de EasyJet y Ryanair, han provocado a lo largo de la época estival un gran revuelo. Se cuentan por decenas las suspensiones y por cientos los retrasos. Para las agencias y para los propios clientes eso supone un quebradero de cabeza. Desde Palmasur, reconocen que han tenido "muchos problemas con eso" porque llega el cliente al aeropuerto y se encuentra con el vuelo cancelado. Entonces, necesitan actuar de "urgencia" y buscar alternativas. Todo se complica más, en una espiral de infortunios, cuando ese cambio de planes choca con la organización personal del viaje, en relación a las fechas disponibles y la vuelta al trabajo. Además, entra en juego una tercera parte. Hay que contactar con los hoteles u otro tipo de alojamientos para pactar una solución. 

En Viajes Fátima no han tenido tantos problemas, "algún cambio que otro, alguna anulación". Pero, en estos casos, cuenta Rocío, se vuelcan en "ayudar al cliente a que reclame a la compañía los gastos y los cambios de billete". Algunas de las principales trabas a las que hacen frente son, primero, que "no tienen un mostrador donde poder reclamar" y, segundo, a la hora de hacer cargo de los gastos. "Tardan en hacer la devolución" y, explica, algunas no se responsabilizan. Sin embargo, lo habitual es que las aerolíneas se encarguen de las consecuencias económicas e, incluso, den una compensación, según precisan desde Palmasur. Todo depende, también, "de si ofrecen alternativas".

Donde parecen haber tenido mejor fortuna es en Espalia Viajes. "En julio nos hemos librado, pero en agosto viene la segunda remesa", dice Esperanza. Por eso, en la agencia, cuenta, cruzan los dedos y tocan madera para que, a lo largo del mes, no tengan que hacer frente a los vuelos cancelados.

Compartir el artículo

stats