Kiosco

Diario Córdoba

REPORTAJE

Los productores de hielo, al límite

La subida de los costes de fabricación ha provocado que varias empresas tengan que cerrar y que otras no den abasto | Se teme que el problema continúe durante el resto del verano

Falta de oferta 8 Los repartidores de Hielos Córdoba, desbordados. CHENCHO MARTÍNEZ

En la última semana la falta de abastecimiento de hielo se ha extendido por todo el país. Las empresas de reparto no dan abasto y supermercados y tiendas se han visto obligadas a limitar la venta también en Córdoba. Un ejemplo de esto es el Deza de la avenida Jesús Rescatado, donde limitan a tres el número de bolsas de hielo que se pueden comprar por persona, aunque en otros establecimientos, como en el Proxy de la calle Compositor Ramón Medina, donde la nevera sigue llena de bolsas de hielo, comentan que aún no se han visto obligados a limitar la venta.

Por otro lado, en la tienda Leire, situada en la calle Fernando Fernández Martínez, la propietaria, María Perea, explica que ellos no tienen hielo desde hace varios días. «Nosotros compramos en un almacén, y lo compramos a diario, hasta llenar el congelador», comenta, «no nos ha dado tiempo a limitar la venta, vamos a los almacenes y es que directamente no hay».

Y la falta de oferta también llega a la hostelería, sector al que va destinada gran parte de la producción. El gerente de Bar Marco, Raúl Montalbán, asegura que su proveedor les ha dicho que «nos va a dejar 6 sacos a la semana nada más, cuando semanalmente nos estábamos quedando con unos 15 o 20», y que este problema «se va a mantener mínimo un mes en toda España». Además, Montalbán ha indicado que hace quince días, cuando su proveedor le indicó que iba a haber este problema, llenó dos arcones para tener una reserva, para cubrir la demanda, que se sitúa «alrededor de los dos sacos de hielo al día».

El origen del problema es la subida de los costes de fabricación, asociados a la luz, el plástico y el gasoil, que han provocado que varias empresas que fabricaban hielo en Córdoba hayan tenido que cerrar, como explica Javier Villegas, gerente de Hielos Carloteños, que sigue en activo. «Nosotros seremos los próximos, o se paga el hielo a lo que vale o cerramos», comenta Villegas, que asegura que se ha planteado cerrar en agosto para reponer, «porque no hay hielos para todos».

Según explica Villegas, la luz y el plástico han subido tanto que los grandes fabricantes no han almacenado suficiente hielo de enero a marzo, «y cuando han empezado las ferias y la locura que teníamos antes de la pandemia no estaban preparados». «He llegado a comprar hielo fuera, que me ha costado una pasta, para no dejar tirado a ningún cliente», comenta, y añade que la cámara frigorífica la tienen parada ahora mismo, «porque no nos da tiempo a guardarlo, lo sacamos y lo metemos en la furgoneta».

Demanda y precios

El gerente de Hielos Córdoba, Salvador Gutiérrez, explica que ellos ya hace años que dejaron de fabricar hielo para dedicarse exclusivamente al reparto. «En su tiempo fuimos fabricantes, pero cuando había olas de calor había muchos problemas», asegura. Gutiérrez asegura que a él aún no le ha afectado la falta de abastecimiento, pero indica que «el problema es la demanda, porque hay otros sitios que no están abasteciendo a los clientes y estamos desbordados», a lo que añade que ha tenido que quitar el teléfono de la web porque «recibía más de 100 llamadas al día».

Pese a que Hielos Córdoba sigue recibiendo hielo, Gutiérrez asegura que los precios han subido alrededor del 70%. «He tenido que subir los precios, porque a mí me suben el precio, y yo tengo que mantener el margen de beneficio», indica. Sobre las causas de la falta de hielo, Gutiérrez coincide en que «puede ser que en enero y febrero los grandes fabricantes no llenaron las cámaras gigantescas que ellos tienen». «Se prevé que a partir de septiembre se normalice todo, por la bajada de temperaturas y porque la costa no tendrá la demanda que tiene ahora», concluye.

H

Compartir el artículo

stats